Sistema de construcción liviana toma fuerza en el país
“Es importante buscar productos livianos que estén certificados, para asegurarnos como consumidores, que efectivamente van a cumplir con las condiciones necesarias”, comentó Ronald Thámez, gerente de Mercadeo de Plycem. Gerson Vargas/La República
Enviar

El sistema de construcción liviano, que se caracteriza por utilizar materiales como fibrocemento, acero galvanizado y madera para sustituir bloques de concreto, piedra, arena y cemento, gana fuerza en el país.

Este método se puede utilizar en el desarrollo de estructuras de un piso, o bien, en las portantes (que soportan un solo techo), aunque también es común notarlo en oficentros o en las divisiones internas de los edificios, debido principalmente a su fácil instalación.

Se observa en fachadas de centros comerciales, entrepisos, añadidos de vivienda o segundas plantas, condominios verticales y recientemente en residenciales de bien social.

La principal ventaja que tiene este sistema es el tiempo de instalación: en promedio un 40% menor que el tradicional, lo que implica también beneficios de ahorro en mano de obra.

“Son estructuras muy livianas, fáciles de instalar, baratas, rápidas y se colocan en seco, no se necesita preparar concreto; además se pueden quitar o poner en cualquier momento”, explicó Mario Rodríguez, de la Comisión de Industrialización de Vivienda, adscrita a la Cámara de la Construcción.

Para los clientes es mucho más fácil y rápido cotizar estos materiales que los tradicionales; sin embargo, su vida útil es más limitada, pues solo llega a 30 años.

Por eso cada vez más compañías en el mercado nacional agregan estas materias primas a su catálogo de productos, por ejemplo Plycem.

“Todos los que participamos activamente en la industria constructiva, somos responsables de promover soluciones innovadoras, como la edificación liviana, como apoyo para los tradicionales”, comentó Ronald Thámez, gerente de Mercadeo de la marca.

El impacto ambiental del sistema liviano es mínimo ya que casi no utiliza agua ni desperdicia materiales; resiste la humedad, es más fresco y menos propenso a incendios o fallas eléctricas.

A nivel residencial es posible observar esta tendencia en la construcción informal; es decir, principalmente agregada en segundos niveles de hogares y casas que se levantan sin la totalidad de permisos requeridos.

El sistema liviano se caracteriza además por su seguridad, a pesar de que su vida útil no es muy extensa, por ello es muy útil en Costa Rica donde existe una actividad sísmica constante y está expuesta a inundaciones o deslizamientos.

Este modelo se aplicaría en obras públicas en el largo o mediano plazo, una vez que se consolide el sistema; para ello deben aplicarse especificaciones internacionales de calidad a los materiales, dependiendo del tipo de proyecto.

Este mercado de construcciones viene presentando números positivos en los últimos periodos, tanto en las categorías comerciales como en las logísticas y residenciales.

Las edificaciones de carácter privado crecieron casi un 5% al cierre del primer trimestre del año, mientras que las obras residenciales aumentaron un 11,6% en comparación con el mismo periodo del año anterior, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos.
 

Para todos los gustos

Además del tradicional y el liviano, existen otros modelos constructivos que se aplican en el país:

  • La mampostería (bloques modulares y no modulares)
  • Sistema de paneles de estereofón (panel de estereofón que sirve de base, puede ser muro de carga o divisiones internas)
  • Sistema Habicon: creado por el TEC (estructura de madera con forros de microconcreto, sirve hasta para tres pisos. Ideado con criterios de sostenibilidad)
  • Sistema de columnas y baldosas prefabricadas, utilizado para hogares de un piso

 

Fuente: Cámara de la Construcción

 



Ver comentarios