Sistemas constructivos livianos  facilitan desarrollo vertical
Enviar

Aunque a nivel global la cultura de construir espacios verticales está muy desarrollada, en Centroamérica apenas empieza a tomar fuerza. La tendencia pretende solucionar las necesidades de oficinas y apartamentos en las urbes, donde la demanda por espacio es importante, pero ya no hay cabida para la construcción horizontal.

Siguiendo una tendencia global, la región ha comenzado a cambiar su paisaje urbano, incrementando cada vez más las edificaciones verticales, aportando un dinamismo y mejor uso de los espacios; además, se convierten en una facilidad para satisfacer las necesidades habitacionales cerca de los grandes complejos industriales o enclaves de oficinas, y aportan de manera importante a la movilidad urbana.

“Cuando el desarrollo se hace planificado, incluye una serie de factores que están pensados para mejorar la calidad de vida de las personas, y para lograr una mejor integración entre los espacios habitacionales, comerciales y de uso recreativo”, asegura Alfonso Estrada, gerente de Desarrollo Técnico de Plycem.

El ingeniero manifiesta que es de vital importancia no dejarse llevar por la moda que ha empezado a marcar este tipo de construcción, es determinante hacerlo bajo el modelo de construcción responsable.

Por eso la selección adecuada de los materiales y la tecnología juegan un papel protagónico: variables como asesoría técnica, respaldo del fabricante, garantía, calidad y certificaciones, son algunas de las que no pueden faltar.

“Para las construcciones verticales, el sistema constructivo liviano ofrece una alta versatilidad, ya que puede aplicarse en paredes internas y externas, entrepisos y más, aportando seguridad, ahorro de tiempo y contribuyendo a la reducción de costos”, resaltó Ronald Thámez, gerente de Mercadeo Corporativo de Plycem.

Actualmente, el consumidor busca paredes con acabado totalmente liso o monolítico, y este es el principal atributo de las láminas de la marca Plyrock de Plycem, que funcionan en conjunto con una malla y un mortero usado para ocultar las juntas.
“Hoy en día es posible elegir entre una gama de láminas en presentaciones de 6, 8, 10, 12 y 14 milímetros, podemos decir que somos la familia más completa del mercado para interiores y exteriores”, comentó Thámez.

El fibrocemento es un material ecoamigable pues evita la tala de árboles, genera menor desperdicio en la obra, no utiliza agua en la instalación


VENTAJAS DEL PRODUCTO


  • Variedad de espesores
  • Resistente a exteriores
  • Acabado liso sin juntas
  • Cumple con normas internacionales
  • Alta resistencia a impactos