Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 30 Septiembre, 2015

Las clases sociales son heterogéneas. En cada una hay segmentos de grupos de trabajadores específicos y bien diferenciados entre sí

Pizarrón

Sindicatos y lucha de clases


Las clases sociales son grupos de hombres que se diferencian entre sí por el lugar que ocupan en un sistema de producción social históricamente determinado, por las relaciones de producción en que se encuentran respecto a los medios de producción, por el papel que desempeñan en la organización social del trabajo, y por el modo y la proporción en que perciben la parte de la riqueza social que producen y que disponen.
En las clases sociales una de ellas puede apropiarse el trabajo de las otras por ocupar puestos diferentes en el régimen determinado de economía social capitalista como el nuestro.
Así, la desigualdad social no depende de la naturaleza humana sino del tipo de relación que tienen las personas con los medios de producción.
Las clases sociales son heterogéneas. En cada una hay segmentos o sectores sociales, de grupos de trabajadores específicos y bien diferenciados entre sí. Las hay urbanas y rurales o agrarias. Están también los trabajadores del Estado y la administración pública en general, y los trabajadores del sector privado, en sus distintas manifestaciones productivas, financieras, industriales o comerciales, con sus técnicos, directores, gerentes, supervisores, inspectores, capataces, etc., que llevan el mando en la producción capitalista.
En la concepción marxista leninista, las clases sociales se encuentran en constante lucha, expresada de diferentes modos, principalmente en lo ideológico, lo económico y lo político, y el triunfo de la lucha obrera en la política, teóricamente, supera la contradicción principal económica que las hace existir.
Por esta razón se desarrollan en el siglo XIX y XX partidos obreros, socialistas y comunistas principalmente, anarquistas y de izquierda en general, autodenominados representantes de la clase obrera que luchan, en su nombre, por el control político de la sociedad.
Estos partidos impulsaron la organización de los trabajadores en sindicatos, nacionales e internacionales, como parte de esta lucha por el poder, porque en el sindicato se educa el trabajador, en sus luchas económicas por salarios, jornadas menores, pluses salariales, estímulos económicos, zonajes, anualidades, mejores condiciones de trabajo, seguridad e higiene ocupacional, etc., y se aprende la necesidad de la lucha política para obtener el poder político, o al menos el gobierno del Estado y la sociedad. Por eso Lenin los llamaba “escuela de socialismo”.
Contra estos partidos de izquierda, los partidos tradicionales, socialdemócratas, socialcristianos, liberales, etc., también organizaron trabajadores en sus partidos, y en sindicatos, para neutralizarlos en la lucha de clases y para coptarlos como parte del proyecto político dominante.
Así, la lucha social de clases se expresa en la lucha sindical, en las diferentes organizaciones, que responden a diferentes proyectos políticos. Así ha sido también en Costa Rica.
Con la crisis y derrumbe del socialismo mundial y de sus partidos, los sindicatos clasistas en mucho quedaron zontos políticamente, sin dirección política en sus objetivos finales de lucha y con luchas generales, lo que se expresa en los nuevos temas que abordan los sindicatos en sus luchas generales antisistema, contra el Estado y sus gobiernos, que se mueven hoy como movimientos sociales en la ciudad, con el objetivo de sumar fuerzas sociales en la caída del gobierno. ¿Si no, cuál es el objetivo y para qué luchar?

Vladimir de la Cruz