Arturo Jofré

Arturo Jofré

Enviar
Viernes 24 Diciembre, 2010



Si pagando impuestos las familias de clase media no pueden hacer uso de la educación pública ¿sería justo que además le aplicaran otro impuesto por utilizar opciones alternativas?

Santa Claus trae impuestos… para todos

Ya está listo el proyecto que trae aumentos de impuestos para todos. Lo primero es que tengamos claro que estos impuestos, después de los cambios que hará la Asamblea Legislativa, servirán solo para cubrir el ritmo creciente de los gastos del aparato público, pero quedará muy poco si es que algo queda para resolver los grandes problemas nacionales.
Ningún gobierno, por lo menos en varias décadas, ha podido entrarle con éxito a una reforma tributaria integral, que pueda gestar una cultura impositiva. Este es un desafío complejo y de difícil digestión entre los partidos políticos y múltiples grupos de interés. Esta es la razón principal por la cual los gobiernos prefieren lanzar los tradicionales paquetes tributarios.
Hacienda plantea que deben reducirse al máximo los servicios y productos exentos del impuesto de ventas, entre los cuales incorpora la salud y la educación privada. En ambos casos se parte de la premisa de que quienes acuden a clínicas y hospitales privados, al igual que los que optan por la educación privada, es gente de bastante dinero.
Poco más del 10% de los estudiantes asiste a escuelas y colegios privados. Lo hacen por una simple razón: buscan una mejor formación de sus hijos. Pero aquí hay dos tipos de instituciones educativas: (1) las que cobran precios para familias de clase media que hacen fuertes sacrificios económicos y (2) las que cobran altos precios, ya que se trata de familias que además de buscar calidad, tratan de generar o reafirmar por medio de sus hijos un estatus social basado en la diferenciación económica. El proyecto mete en el mismo saco a unos y a otros.
El centro del problema está en la incapacidad del Estado de ofrecer una educación básica y media de buen nivel. Si pagando impuestos las familias de clase media no pueden hacer uso de la educación pública ¿sería justo que además le aplicaran otro impuesto por utilizar opciones alternativas?
En el caso de las universidades privadas más del 90% de sus estudiantes proviene de colegios públicos, no privados. Sabemos que las universidades públicas, por la razón que sea, no han crecido al ritmo de las necesidades de educación superior. Esto implica que las familias pagan impuestos por la educación superior, pero no hacen uso de sus servicios. ¿Es justo que si optan por una universidad privada además paguen impuestos?
La salud anda por caminos parecidos. La clase media hace esfuerzos para pagar medicina privada no por gusto, sino porque no están dispuestos a hacer filas interminables o a esperar meses para una operación. Soy un defensor de la salud pública, pero no podemos ser ciegos a sus limitaciones y enarbolar la brillante idea de que los que pagan impuestos para sostenerla, además serán castigados si recurren a la opción privada.

Arturo Jofré
[email protected]