Salte la barrera de lo cotidiano
Foto: Gerson Vargas
Enviar

Una ciudad cambiante. Un San José con gente que circula y se mueve en él constantemente, es capaz de inspirar cosas sorprendentes.

Puede infundir en el ánimo y la mente de un artista una lluvia de ideas que se van encadenando a otras que habitan ya en su cerebro.

El resultado son inquietantes fotografías ante las que podemos pasar mucho tiempo porque puede ocurrir que a su vez ellas inspiren en nosotros emociones nuevas, pensamientos que nos maravillen.

El arte fotográfico surge a partir de un momento en el espacio y el tiempo, capturado para conmocionarnos para imaginar el lado oculto de algunas  cosas.

Así son las fotografías del artista Antonio Méndez. Él sale a la calle con su cámara a detener un segundo y mostrar después ese instante, capaz de evocar en el espectador otros momentos.

Cuando la fotografía es el instrumento para el arte, el creador la usará sin cesar al igual que los pintores lo hacen con sus pinceles o los escritores con el arte de la palabra.

En Antonio Méndez, iniciar estudios de arquitectura fue el desencadenante de su vocación. “Me empezó a llamar mucho la atención las simetrías, las luces y sombras. Por otro lado me atraía ver a las personas que pasan, que se mueven por la ciudad”, dice este creador.

No pasó mucho tiempo hasta que todo esto se uniera y lo llevara a tomar su cámara fotográfica y empezar la gran aventura hacia el arte.

Otras influencias como las películas y series de ciencia ficción también se hacían presentes a la hora de tomar fotos y trabajarlas luego.

No busca Méndez entrar en la psicología de la gente, en su interior. Él busca más bien que al apreciar sus fotografías la gente se inquiete y broten en su mente ideas nuevas y emociones ignoradas. Sus creaciones desean  provocar, sacarnos de la mirada indiferente y el movimiento autómata que adquirimos a veces.

Después de ver las fotografías de Méndez - que por cierto, se encuentran ahora, algunas de ellas, en la Sala de Exposiciones del INA, en su sede central de La Uruca - es probable que veamos a nuestro alrededor e imaginemos mundos nuevos.

La aventura del artista atrapa al espectador y lo lleva a su universo. Lo conduce a la imagen surgida de luces y sombras, de movimientos y enfoques diversos.

¿Se anima? ¿Quiere saltar la barrera de lo cotidiano? La exposición de Antonio Méndez, en el INA está abierta de 8 a. m. a 3 p. m.  y es de entrada gratuita.

“En mis fotos dejo espacios vacíos a veces para que el espectador, si lo desea, los llene a su antojo y haga su propia foto”, explica el artista.

Una invitación a entrar al mundo de la fantasía por pie propio. Un guiño para salir de la monotonía y entrar al juego.

“Muchas de mis fotografías están como giradas, para suscitar sorpresa en el espectador, a fin de que sienta como una espinita que lo lleve a pensar en sus propias cosas. En sus inquietudes”, dice el creador.

Su muestra, sin duda asombrará a los estudiantes y colaboradores de la institución. Pero ese privilegio está también a disposición de todos, como dijimos antes.

Las exposiciones de arte en esa institución, nacidas hace casi 20 años, son un complemento a las diversas carreras técnicas que ahí se imparten.

Acercarse y disfrutar del arte genera creatividad y espíritu innovador. Algo que dejará nuestra huella en cualquiera sea la actividad a la que nos dediquemos.


Carmen Juncos y Ricardo Sossa

Editores jefes y Directores de proyectos

[email protected]
 

Ver comentarios