Salarios de ejecutivos crecen poco en el país
Enviar

Los salarios para puestos ejecutivos en el país están creciendo a un menor ritmo durante 2017 en comparación con los últimos años, debido a factores como inflación y tipo de cambio.

Las remuneraciones para ese grupo crecieron en promedio un 3,7% durante este periodo, de acuerdo con un estudio de la firma PwC, cifra similar a la de 2016.

El ajuste que es el más bajo desde 2009, se fundamenta en las deprimidas cifras de inflación de 2016 y 2015, las cuales fueron del 0,8% y el -0,8%, respectivamente.

En cuanto al tipo de cambio, otro de los factores sensibles al momento de fijar un aumento salarial, terminó el año pasado con una variación del 2,8%.

“Hay un crecimiento hacia la baja en el sentido de que porcentualmente no se aumentó igual que otros años, por una serie de factores económicos o políticos; claramente eso afecta las economías de las empresas y la inversión en salarios”, dijo Victoria Scott, gerente de Compensación y Beneficios de PwC para Costa Rica.

Las empresas del sector servicios son las que mejor compensan económicamente a sus ejecutivos, pues presentan el mayor incremento interanual con un 4,1%; en contraparte, el menor aumento se concentró en el área agroindustrial, con un 3,3%.

Otro resultado llamativo del informe es que la brecha salarial entre empresas multinacionales y las de capital costarricense se redujo a un 4%; esto quiere decir que las compañías están apostando por otros beneficios para retener a sus colaboradores.

La tendencia de beneficios en especie gana fuerza entre los ejecutivos.

Durante este año el salario representa el 68% del total de la remuneración, mientras que las compensaciones variables son el 20% y los beneficios en especie ya suman un 12%.

Esta cifra es significativa si se considera que en 2010 este último indicador representaba el 9%; esto quiere decir que los ejecutivos modernos prefieren otro tipo de compensaciones antes que dinero.

Entre esas alternativas destacan seguros de vida, gastos médicos, pagos para uso de automóviles, teléfono celular, planes de pensión y vacaciones.

“Las compensaciones variables son buenas, porque las empresas no están trabajando tanto en un horario fijo, sino por objetivos, rigen no solamente para puestos ejecutivos, sino para otras áreas, como rangos medios y administrativos”, comentó Laura Centeno, gerente país de People Working.

Por otra parte, la proyección para finales de 2017 es que la inflación cierre entre un 2% y un 3%, la más alta desde 2014 cuando llegó al 5,1%, lo cual provocaría aumentos salariales para el primer semestre del próximo año.

“Entre los factores que explican los cambios en el ritmo de inflación interanual destacan la volatilidad en el precio doméstico de los combustibles, el incremento en el índice internacional de precios de los alimentos y de otras materias primas”, expresó Rudolf Lücke, analista de la UCR.


Ver comentarios