Salarios de burócratas hunden economía
Fotos con fines ilustrativos. Shutterstock/LaRepública
Enviar

El crecimiento en el presupuesto destinado al pago del sector público es la principal causa de las debilidades en las finanzas del gobierno central.

Durante el periodo de 2009 a 2016, la compensación laboral cancelada por el gobierno incrementó un 62% en términos reales, es decir, descontando el efecto de la inflación.

La consecuencia ha sido un costo adicional de más de ¢220 mil millones anuales.

La compensación se calcula como el total de los montos pagaderos bajo la figura de salarios en el presupuesto anual, y el 67% de las transferencias, que representan otra forma de hacer los pagos a los funcionarios, de acuerdo con algunos altos jerarcas del Ministerio de Hacienda.

En el mismo periodo, el ingreso del Gobierno también ha crecido; de hecho, el año pasado alcanzó los ¢4,6 billones.

Sin embargo, los salarios pagados por el gobierno han aumentado más rápido que los ingresos en este lapso; así en 2009 el gasto en compensaciones representaba el 81% de lo percibido, mientras que el año pasado llegaron al 89%.

Parte de la razón del costo adicional tiene que ver con el incremento en la remuneración promedio anual por puesto, que pasó de ¢12,9 millones a ¢18,1 millones, un incremento real del 40%.

Además, el empleo del gobierno creció a una tasa del 10,3% entre 2010 y 2016, mientras que la población creció en tan solo un 7,2%, según los presupuestos de cada año.

Otro disparador del costo de las finanzas públicas es el servicio de la deuda, ya que cada déficit anual implica la obligación de pagar los intereses sobre los nuevos préstamos.

Se trata de un incremento del 42% en este rubro en el periodo de 2009 a 2016.

El presidente Luis Guillermo Solís expresó su preocupación por la raquítica condición de las finanzas públicas la semana antepasada.

Sin embargo, su administración desde 2015 autorizó un alza acumulada en los montos pagaderos al personal del gobierno central del 17%, mientras la inflación durante ese lapso era de casi cero.
Con eso, se mantiene el fuerte incremento anual en la compensación de los burócratas, que empezó en la administración de Óscar Arias y siguió en la de Laura Chinchilla.

En lo que al gobierno anterior se refiere, hubo incrementos en el rubro de los salarios del 31% real entre 2010 y 2014.

La administración de Óscar Arias por su parte incrementó los salarios de los funcionarios en un 53% entre 2006 y 2010.

Además, durante el gobierno de Arias aumentó la planilla de la fuerza laboral en unos 19 mil puestos, durante el de Chinchilla el incremento fue de 9,3 mil puestos, y en lo que lleva el de Solís fueron 6 mil, creando una presión permanente en las finanzas públicas.

 

Ver comentarios