Juan Carlos Pérez

Enviar
Sábado 29 Septiembre, 2007

Rumores peligrosos
Juan Carlos Pérez Herra

En los últimos 50 años, uno de los pilares más importantes de nuestra democracia ha sido el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE). Sin embargo, previamente a las votaciones de febrero de 2006 y, posteriormente, producto de uno de los resultados electorales más ajustados que recuerde la historia reciente, grupos radicales, identificados con las estrategias de debilitamiento institucional adoptadas en algunos países de Suramérica, han mantenido una sistemática campaña de desprestigio contra el TSE.
Esta treta tiene como objetivo falsear la institucionalidad costarricense y crear un espacio, fuera del orden constitucional, donde la “pretendida” falta de legitimidad de los procesos electivos son campo fértil para el caos político y las luchas fratricidas por el poder. Razón por la cual es admirable la enérgica condena del presidente del TSE, José Antonio Sobrado, contra los grupúsculos que, aprovechando lo reñido del referéndum del próximo 7 de octubre, nuevamente buscan socavar la honorabilidad de una institución ejemplar en América Latina.
Estos irresponsables, para los cuales el “fin justifica los medios”, no tienen reparos en tejer las más absurdas mentiras contra el TSE, utilizando Internet como medio para divulgar lo que llaman: un fraude orquestado por las fuerzas de la derecha. Asunto que, según dicen, consiste en la emisión de 5 millones de papeletas para “gemelear” votos, cuando en realidad se imprimieron 3 millones que son las ordenadas por ley, el diseño de un software para distorsionar la transmisión de los resultados el día del referéndum y el reclutamiento de miembros de mesa contrarios a la transparencia que debe prevalecer en tales procesos.
Esta estratagema nos hace recordar las vergonzosas imágenes televisivas de una ex diputada del principal partido de oposición vociferando contra el anterior presidente del TSE, en el marco del recuento de votos correspondientes a las últimas elecciones. También nos remiten a las múltiples apelaciones presentadas por el jefe de fiscales de dicho partido durante la revisión manual de las papeletas, las cuales, fueron resueltas con sobrada capacidad técnica y legal por el TSE. Siendo lo más condenable de este capítulo, la escasa humildad de ese personaje para admitir su “yerros” en dicha materia.
Inevitable es relacionar toda esta seguidilla de hechos con las “Reflexiones de Fidel” que publicó la versión digital de Granma Internacional, el pasado jueves 17 de mayo, en los siguientes términos: “Hoy requerimos de la solidaridad del movimiento popular, hoy les solicitamos a las organizaciones sociales y populares que lleguen a Costa Rica como observadores internacionales. La derecha se prepara para estimular, si es posible, un fraude que le garantice ganar una pelea que la tiene perdida...”.
Es claro de donde proviene toda esta serie de falsedades contra el TSE, cuya intención es sabotear la institucionalidad de Costa Rica, con el único fin de sembrar la discordia y la destrucción para provecho de intereses ajenos a la idiosincrasia nacional.

[email protected]