Enviar


LO DESTACADO

Crisis desploma a Estados Unidos

En enero se estrenó una de las palabras que más se usarían durante el año: recesión. Gigantes financieros se desplomaron, las potencias mundiales entraron en recesión y los mercados rentables bajaron su nivel de producción.
La crisis económica golpeaba fuertemente en Estados Unidos, al tiempo que los Obama llegaban a Washington. El nuevo presidente generó un sentimiento de confianza en Estados Unidos, aunque desde esas fechas anunciaba que superar la crisis iba a ser un reto sumamente largo y difícil.

Gobierno presenta Plan Escudo
La crisis que se anticipaba desde meses anteriores, finalmente llegó a Costa Rica. Se presentó el Plan Escudo como una manera de mitigar sus efectos y durante meses fue punto de discordia entre diversos sectores del país.
El Plan tomaba en cuenta cuatro sectores básicos: las familias, los trabajadores, las empresas y el sector financiero.

Ley de Tránsito se estanca
La Ley de Tránsito se estrellaba contra sus propios errores, ya que los mismos legisladores que la apoyaban en diciembre, la cuestionaron en enero, todas las fracciones se culparon entre sí.
Entre la sonada reforma a la Ley de Tránsito, Ovidio Agüero, diputado del Movimiento Libertario, recibe medidas cautelares porque presuntamente, al conducir en estado de ebriedad, le causó la muerte a un joven de 26 años.

Inseguridad deja de ser percepción
La inseguridad pasó oficialmente de ser una “percepción” a una realidad, “en uno de cada cuatro hogares vive al menos una persona que fue víctima del hampa en los últimos cuatro meses”, reveló una encuesta sobre el tema de CID Gallup publicada en enero.


HECHO PRINCIPAL
Terremoto en Cinchona

Enero de 2009 llegó con un terrible terremoto para el que el país no estaba preparado.
El sismo del 8 de enero fue de una magnitud de 6,2 en la escala de Richter, duró 20 segundos y su epicentro estuvo a 10 km del volcán Poás.
Fue de los más letales en la historia costarricense, dejando un saldo de 25 muertos y 1.965 personas en albergues de emergencia.
El suceso dejó descubiertas las fallas en prevención y organización ante emergencias que tiene el país, a la vez del mal uso de recursos para investigación de sismos.
Al día siguiente, una bodega de la Comisión Nacional de Emergencias se quemó en Pavas.
Colchones y alimentos para damnificados quedaron en las cenizas. El pueblo de Cinchona, antes poco nombrado, desapareció por completo. Muchos negocios en la zona de Poás se vieron afectados por daños, no solo en sus propiedades, sino en la infraestructura vial que quedó colapsada.
Quedó expuesto que no basta con la existencia de un Código Sísmico si no hay cómo hacer que se cumpla. Esto por cuanto fue evidente que en los alrededores del epicentro los daños pudieron ser menos dramáticos.
LA REPUBLICA anunció tres días después del terremoto, que el estado de por lo menos diez puentes nacionales no fue verificado por el Ministerio de Obras Públicas y Transportes.
El terremoto de magnitud 6,2 dejó muerte y destrucción el 8 de enero de 2009.
Ver comentarios