Restricción al crédito en duda
Enviar

Restricción al crédito en duda 

201304151716561.Credito.jpg
Usted como empresario podría augurar mejores condiciones si pensaba pedir un crédito, pues existen posibilidades de que el Banco Central elimine la restricción de financiamiento en dólares impuesta a bancos.

La medida buscó en su momento limitar el exceso de liquidez en dólares, pero parece que las condiciones han cambiado. Todo depende de que tan rápido la Superintendencia Financiera apruebe un reglamento para limitar una expansión del crédito que sea nociva para cumplir el objetivo inflacionario.

El anuncio lo dio Rodrigo Bolaños, presidente del Banco Central, ayer durante conferencia de prensa, como seguimiento a las dos medidas propuestas meses atrás para evitar el exceso en moneda extranjera.

Aunado a lo anterior, presentó el proyecto de “Ley para desincentivar el ingreso de Capitales Externos”, cuya sola mención redujo sustancialmente la entrada de capitales, reduciendo a la vez la participación del Central en la compra de dólares.

Si las medidas de Conasiff y Sugef para controlar el crecimiento del crédito, entonces quitaría la medida de topes de cartera antes de los nueve meses previstos a inicios de año, pues ya estaría corrigiendo el riesgo de exceso de liquidez, agregó Bolaños.

La inflación y el sostenido desequilibrio de las finanzas públicas se muestran como las principales trabas al crecimiento, restando competitividad y grados de maniobra al Banco Central.

Para los tres primeros meses de este año,  el nivel de precios superó el rango meta del Central, alza que si bien estuvo vinculada con mayores precios en los bienes regulados, pone en riesgo el cumplimiento de la meta inflacionaria del Banco Central (5%, ±1 punto porcentual).

Dicho desvió en la inflación es preocupante, sin embargo se podría tratar de un efecto transitorio. De mantenerse el alza en el nivel de precios impulsada por mayores precios en los bienes regulados -los cuales han crecido casi cuatro veces el crecimiento de los precios no regulados- será urgente un cambio en la metodología de cálculo de tarifas de los mismos, señaló Bolaños.}

En el tema fiscal, el desequilibrio de las finanzas públicas se mantiene. Durante 2012, si bien el Ministerio de Hacienda realizó esfuerzos por contener el gasto público y fortalecer la  administración tributaria, el déficit fiscal continuó siendo alto (4,4% del PIB), lo cual llevó a un  aumento sostenido de la deuda pública. El saldo de la deuda pública bruta total al término del año anterior fue de ¢11,6 billones, equivalente a  un 51,1% del PIB, la razón más alta desde diciembre 2005.

Para este año, al cierre del primer trimestre el déficit financiero del Gobierno Central alcanzó un 1,4% del PIB. “La economía muestra señales de recuperación, lo que impacta positivamente la recaudación”, señaló Edgar Ayales, ministro de Hacienda.

Gabriela Vargas
[email protected]


Ver comentarios