Logo La República

Lunes, 3 de agosto de 2020



COLUMNISTAS


Progreso con el desarrollo del potencial de gas natural

Roberto Dobles [email protected] | Lunes 20 julio, 2020


En Israel, como ocurre en todos los países del mundo (a excepción de Costa Rica), se tiene claro que el gas natural se va a convertir en el futuro en la principal fuente de energía del mundo.

Los estudios de las más prestigiosas organizaciones internacionales que permanentemente realizan análisis amplios y rigurosos en este campo, tales como la International Energy Agency (IEA), el World Energy Council (WEC) y la BP, también confirman que el gas natural se va a convertir en la principal fuente de energía del mundo.

A nivel internacional se tiene claro también que el desarrollo del gas natural en un país es adicionalmente un gran generador de recursos fiscales y de divisas, además de muchos otros aspectos que impulsan fuertemente el desarrollo económico y social de un país, como la mejora significativa de la competitividad (ya que es mucho más barato que el petróleo).

La mejora continua de la competitividad incide fuertemente en impulsar el crecimiento económico y la generación de empleo y de recursos fiscales.

Se tiene claro asimismo en el mundo que el desarrollo del gas natural se puede realizar fortaleciendo también el desarrollo de las fuentes renovables de energía de manera complementaria, como lo hacen todos los países exitosos.

Israel, además de muchos otros países como Noruega (país al que me he referido en varias columnas anteriores), es otro buen ejemplo de como el desarrollo del potencial nacional de gas natural está impulsando cada vez más su desarrollo económico y social y su desempeño ambiental.

Un reciente artículo titulado “Israel’s geopolitical windfall” indica lo siguiente:

• “En enero del 2020, Israel comenzó a exportar gas natural... desde su nuevo campo llamado Leviatán que se encuentra en el mar”.

• “Para los israelíes, el inicio de la exportación de gas natural fue un hito importante. Como consecuencia de este hecho, han aumentado las esperanzas de que la explotación de las reservas de gas natural en la costa mediterránea tendrá un efecto transformador en el país. Se anticipa también que esto ayudará a la economía de Israel y que fortalecerá su posición regional”.

• “Incluso, según las estimaciones más conservadoras, el descubrimiento de grandes yacimientos de gas natural hará que Israel sea autosuficiente en energía durante al menos los próximos 40 años”.

• “En el proceso, este pequeño país ha pasado de ser un importador a un exportador de gas natural, lo que le permite liberarse gradualmente de su dependencia de la energía extranjera”.

• “El acceso a su propio gas natural ha proporcionado a Israel una importante fuente de seguridad energética”.

Otro reciente artículo titulado “The significance of Israel's natural-gas feat” señala lo siguiente:

• “Las exportaciones de gas natural generarán decenas de miles de millones de dólares en ingresos fiscales para el gobierno, lo que lo convierte en uno de los desarrollos más exitosos liderados por el primer ministro”.

• “Por primera vez, un país pobre en recursos puede convertirse en una superpotencia energética”.

• “Las exportaciones generarán decenas de miles de millones de dólares en ingresos fiscales para el gobierno israelí”.

• “Estos fondos adicionales se podrán usar para infraestructura, atención médica, educación y defensa, e incluso pueden aliviar la carga impositiva de los ciudadanos israelíes”.

• “Además,… se espera que (el gas natural) reduzca significativamente la contaminación del aire”.

• “Desde el momento en que se descubrió inicialmente el gas en Leviatán, Israel se ha convertido en una superpotencia de defensa regional y una superpotencia técnica que ahora se ha convertido en una de las 10 principales economías del mundo”.

• “Israel ha surgido también del aislamiento diplomático teniendo relaciones comerciales muy productivas con las principales potencias mundiales, incluidos los Estados Unidos, Europa Occidental, China, India, Rusia, así como con los países de África, América del Sur, Europa del Este y Australia”.

• “El fuerte crecimiento económico mejoró las relaciones diplomáticas a nivel mundial”.

• “Con la firma de acuerdos comerciales con Noble Energy, Israel encontró el financiamiento y la experiencia para explotar rápidamente y comenzar el flujo de gas natural”, ya que “Israel no tenía la capacidad económica para financiar el proyecto de exploración” y “no contaba con la experiencia profesional necesaria para explotar el gas natural submarino sin la ayuda de empresas multinacionales de energía”.

Es importante señalar que los dos país países que he indicado en esta columna, Israel (que está por convertirse en un importante exportador de gas natural) y Noruega (que es un gran exportador de gas natural y de petróleo), tienen un desempeño ambiental muy superior al de Costa Rica.

De acuerdo con el “Environmental Performance Index” (EPI) del 2020, que mide y compara el desempeño ambiental de todos los países del mundo, Noruega ocupa la posición No. 9, Israel la posición 29 y Costa Rica la posición No. 52.

Lo anterior es una muestra de que el desarrollo del gas natural en un país no es un elemento de peso que afecta negativamente su desempeño ambiental y de que este tipo de desarrollo tiene un gran efecto positivo en el progreso económico y social de los países que lo producen y lo exportan.

El éxito de países exitosos en el desarrollo de su potencial de gas natural para impulsar fuertemente su progreso económico y social, como Israel y Noruega, contrasta con la negativa del Gobierno de Costa Rica de desarrollar este tipo de proyectos.

El país tiene un importante potencial de gas natural que ha sido identificado en varias zonas del territorio nacional, el cual podría fortalecer el desarrollo económico y social nacional de la misma manera que ocurre en muchos países del mundo, incluyendo Israel y Noruega.

El Colegio de Geólogos de Costa Rica ha señalado reiteradamente que “sí hay gas natural en Costa Rica”, lo cual es coincidente con los resultados de las exploraciones llevadas a cabo en el pasado y con los múltiples estudios que se han realizado por expertos nacionales y extranjeros.

En Costa Rica, las autoridades evaden la evidencia internacional de lo que significa para el progreso de un país el desarrollo de una fuente importante de riqueza nacional, como el gas natural.

Evaden igualmente los resultados de todos los estudios y análisis internacionales que indican que el gas natural se va a convertir en el futuro en la principal fuente de energía del mundo y que su producción y exportación generan una enorme cantidad de recursos fiscales y de divisas y alto crecimiento económico, entre muchas otras cosas.

Lo anterior ocurre a pesar de que Costa Rica, antes de la crisis del Covid-19, era un país donde el crecimiento económico era raquítico y no generaba por mucho las crecientes necesidades económicas y sociales.

Entre muchas otras consecuencias de lo anterior, el déficit fiscal, el endeudamiento público y el desempleo venían creciendo acelerada y peligrosamente.

A pesar de todo esto, más bien se impuso un bloqueo al inicio de este Gobierno al desarrollo del gas natural en el país hasta el año 2050, a través de una moratoria establecida mediante el Decreto No. 41578-MINAE (publicado en La Gaceta No. 130 del 11 de julio de 2019).

Pero además el Gobierno envió un proyecto de ley que está para discusión en el Plenario de la Asamblea Legislativa (Expediente No. 20.641) para prohibir el desarrollo del gas natural en el país, el cual ya fue aprobado con un dictamen de mayoría en la Comisión de Ambiente.

Mientras tanto, en Costa Rica, el déficit fiscal, el endeudamiento del Estado, el desempleo y la pobreza crecen aceleradamente sin ninguna solución.

Previo a la crisis sanitaria, social, económica y fiscal actual, las políticas nacionales obtuvieron los siguientes resultados en el 2019:

• La economía nacional en el 2019 creció apenas el 2,1% y las expectativas de crecimiento publicadas por el Banco Central para el 2020 (previo a la crisis del Covid-19) eran de un 2,5%. Ambos niveles de crecimiento son totalmente insuficientes para satisfacer las necesidades nacionales (empleo, ingresos fiscales, desarrollo de infraestructura vial, educacional y de salud, etc.).

• El déficit fiscal fue de un 7% de PIB (uno de los más elevados en la historia), a pesar del enorme aumento en los impuestos que se dio el año pasado.

• La deuda pública llegó a casi al 60% del PIB. El presupuesto del Estado se financió en un 48% con deuda, lo cual aumentará al disminuir los ingresos fiscales por el bajo crecimiento económico.

• El desempleo se ubicó en el 12,4% con una tendencia creciente (una de las tasas de desempleo más altas que el país ha tenido).

La semana pasada la Contralora General de la República señaló durante una comparecencia ante la comisión legislativa de Asuntos Hacendarios que este año “el déficit fiscal sería de un 11,2% del producto interno bruto (PIB), mayor al 9,7% proyectado por el Ministerio de Hacienda. Se trata de un desequilibrio fiscal no visto en el pasado”.

Si en el 2019 se pensaba que el déficit fiscal del 2019 del 7% era algo muy serio, el nuevo déficit proyectado este año por la Contraloría es una tragedia nacional.

La encuesta de empleo que acaba de publicar el INEC también la semana pasada muestra que la tasa de desempleo subió a 20,1% en el trimestre móvil de marzo, abril y mayo del 2020. Esto significa 468 mil personas sin empleo.

Esta cifra representa 190 mil personas más respecto al mismo trimestre del período anterior, lo que significa un 8,8% adicional al ya elevadísimo e intolerable desempleo existente antes de la crisis del Covid-19.

El subempleo (las personas que trabajan menos de 40 horas a la semana) pasó en este trimestre a 17,6%, lo cual representa un 8% más que el año pasado.

Entre desempleo y subempleo hay cerca de 900 mil personas con serios problemas ligados al empleo.

Adicionalmente, en el 2019, tal como lo señala un reportaje del Semanario Universidad, “de cada 100 personas que tenían trajo en Costa Rica, 46 de ellas tenían un empleo informal. Esta cifra es la más alta desde que el 2010, cuando INEC empezó a publicar la Encuesta Continua de Empleo, que analiza el sector laboral cada trimestre”.

Tenemos adicionalmente una infraestructura vial, de educación y de salud insuficiente y colapsada, la policía no tiene suficientes recursos para enfrentar la creciente inseguridad y la energía es cara.

Tampoco avanzamos en la transición energética hacia nuevas fuentes sustitutas del petróleo que importamos, razón por la cual el petróleo explorado, producido y refinado por empresas privadas en el extranjero se ha convertido en el rey energético nacional, ya que representa las dos terceras partes del consumo energético nacional.

Y para las próximas décadas, los estudios oficiales (del Gobierno y de RECOPE) indican que las importaciones de derivados de petróleo y las transferencias de recursos fiscales y no fiscales al extranjero van a continuar aumentando.

El país no va a progresar y no va a salir de la severa crisis económica y social que teníamos antes del Covid-19, la cual se agrava día con día, con la política gubernamental de más impuestos y más endeudamiento público y con la política de rechazo al desarrollo de muchas fuentes de riqueza nacional (incluyendo el rechazo al desarrollo del potencial nacional del gas natural con el decreto de moratoria y con la eventual prohibición a través de un proyecto de ley que se tramita en la Asamblea Legislativa).

NOTAS ANTERIORES


Países pequeños que piensan en grande

Lunes 03 agosto, 2020

La visión de estos dos países ha sido el fortalecimiento del desarrollo sostenible y consideran que la producción y la exportación de gas natural nacional

El lado B de Pedro Capmany

Jueves 30 julio, 2020

La preocupación principal de Pedro en cuanto a las decisiones del gobierno, es que se hacen concesiones a ciertos intereses de grupos para “perdonar” impuestos







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.