Producir litio se complica ante inminente revolución eléctrica
La creciente demanda de litio, que se usa en un nuevo tipo de baterías livianas recargables, ha tomado por sorpresa a los productores. Bloomberg/La República
Enviar

Ocultos en salares en las alturas de la cordillera de los Andes hay enormes yacimientos del litio que Elon Musk podría necesitar para su revolución de los coches eléctricos. Pero extraer el mineral de los estanques de salmuera que creó Orocobre Ltd. ha resultado más difícil de lo que se esperaba.

El mal tiempo y dificultades en el bombeo hicieron que la producción de las instalaciones de Orocobre en el norte de Argentina fuera un 21% inferior al objetivo inicial de la empresa en el año hasta junio. Si bien las cosas vuelven a encaminarse, el máximo responsable, Richard Seville, dice que la compañía “subestimó la complejidad o sobreestimó su capacidad”.

En todas partes a las compañías les ha costado cubrir la demanda, en tanto los vehículos eléctricos pasaron de prácticamente ninguna venta hace una década a más de medio millón de vehículos el año pasado. La batería de un Modelo S de Tesla, de Musk, usa unos 45 kilos de carbonato de litio. Está prevista la construcción de más minas, pero las dificultades de Olaroz —la primera mina de litio nueva en Suramérica en los últimos 20 años— limitan la financiación de nuevos emprendimientos en Argentina, que alberga las terceras mayores reservas del mundo.

“La incertidumbre respecto de la oferta hace subir los precios y pone nerviosos a los inversores, necesitamos que entre en el mercado un nuevo proyecto por año para satisfacer la creciente demanda. Si eso no pasa, el mercado será muy tenso”, aseguró Daniela Desormeaux, responsable de la firma consultora en litio SignumBOX.

Australia es el mayor productor de litio, si bien Chile y Argentina representan el 67% de las reservas globales, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por las siglas en inglés).

Extraer litio de los salares que salpican las regiones áridas del norte de los países suramericanos es mucho más fácil y barato que perforar el suelo en busca de metales como cobre. Los productores no hacen más que bombear la solución salina en estanques de evaporación y recoger el mineral una vez desaparecida la humedad.

La experiencia de Orocobre en Argentina indica que el proceso no carece de desafíos, especialmente para un recién llegado. La compañía de Brisbane, Australia, pronosticó en un primer momento una producción de 15 mil toneladas en el año hasta junio. Eso se redujo luego a 12 mil y 12.500 toneladas. La cifra terminó por ser 11.862 toneladas. Temperaturas inusualmente bajas y nubosidad retrasaron la evaporación y restringieron el transporte de insumos, mientras que problemas de bombeo significaron que no siempre había suficiente salmuera en los lugares adecuados.

Desde entonces Orocobre ha invertido en mejorar el bombeo de un estanque, a tiempo para el periodo clave de evaporación, dijo la semana pasada Seville en una entrevista.

La creciente demanda de litio, que se usa en un nuevo tipo de baterías livianas recargables, ha tomado por sorpresa a los productores. La enorme planta de Tesla en Nevada apunta a fabricar alrededor de 500 mil baterías para autos al año para 2018. El metal se utiliza también en teléfonos celulares.

Ver comentarios