Enviar

Prioridad: ajuste fiscal

201306280828351.deficit-ue.jpg
Para el próximo Gobierno uno de los puntos claves entre sus propuestas de administración será un plan fiscal que incorpore no solo la evasión y el recorte de gastos, sino también fiscalizar el cobro de impuestos.

No incluir una propuesta fiscal en sus planes de Gobierno o por lo menos minimizar el problema, sería una irresponsabilidad que agravaría el problema, y si no se ataca a tiempo podría ser una bomba de tiempo, de acuerdo con analistas de la Universidad Nacional.

No se debe engañar a la población con propuestas fáciles para atender la situación fiscal actual, como reducir el gasto superfluo, o eliminando las duplicidades, que aunque sean puntos importantes no atacan la raíz del problema.

El indicador más complejo que permite afirmar la situación es que desde 2009 se viene con un déficit primario de un 3% del PIB, que en la década de los 90 no se tenía, más bien, se contaba con superávit.

Este se calcula tomando los ingresos y gastos, y los resta sin el pago de intereses; cuando hay un faltante, significa que se tiene que endeudar para pagar intereses de su próxima deuda.

El gasto superfluo y las duplicidades son mínimas, ya que el 90% del gasto se va en salarios públicos.

Lo que se debe hacer es no ofrecer promesas que no se van a cumplir, y más ahora que viene la campaña electoral, se tiene que avisar a la población que es necesario ampliar la base de impuestos, dijo Fernando Rodríguez, economista de la UNA.

Si no se aumenta el cobro y no se fiscaliza con mayor cuidado se va a dar una erosión de la base de impuestos.

Si con este déficit alguien se atreve a decir que no se necesita una reforma fiscal, es mentirle y ocultarle a la población un grave problema, agregó Rodríguez.

Raquel Rodríguez
[email protected]

Ver comentarios