Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 27 Marzo, 2013

Antes de la existencia de la figura del Papa, la Iglesia la dirigía el emperador, como Sumo Pontífice


Pizarrón

Poder absoluto e Iglesia Católica

La Iglesia Católica es la institución política y religiosa más vieja del mundo, si se considera que se levanta sobre Pedro, que tuvo su pontificado desde el año 30 al 67, el más largo que se conoce.
La absoluta concentración de poder en la persona del Papa, contacto directo con Dios y su voz, según la tradición, hace que sea el Poder Absolutista más fuerte que existe, sin participación democrática de los cristianos de manera directa, que emula con cualquier dictadura o tiranía en aspectos del poder.
Antes de la existencia de la figura del Papa, la Iglesia la dirigía el emperador, como Sumo Pontífice y no el Obispo de Roma ni el de Constantinopla, las dos capitales del Imperio Romano.
El emperador Constantino convocó el Primer Concilio, el de Nicea, el año 325, que decidió la divinidad de Cristo. En el Siglo VI el emperador Justiniano reclamó para sí ser el Primado de Derecho y no el Obispo de Roma.
El Papa León I (440-461) copió la forma de mando del emperador y estableció la forma absoluta y autoritaria con que se estructuró la Iglesia desde entonces, interpretó los textos bíblicos enfatizando en Pedro como piedra sobre la cual se constituiría la Iglesia, como confirmador de la fe y como Pastor que cuida sus ovejas.
Así León I asumió el título de Sumo Pontífice y de Papa en el sentido actual. Desde entonces los Papas usan insignias e indumentaria imperial, la púrpura, la mitra, el trono dorado, el báculo, las estolas, el palio, la muceta, se instalaron en palacios con su corte e introdujeron hábitos palaciegos que se mantienen hasta hoy con cardenales y obispos.
Gregorio VII (1073-85) se autoproclamó Señor absoluto de la Iglesia y del mundo (en su Dictatus Papae), Inocencio III (1198-1216) se dijo Vicario Representante de Cristo, Inocencio IV (1243-54) se proclamó Representante de Dios, y Pío IX (1846-1878) se proclamó infalible en el campo de la doctrina y la moral.
Según el evangelio de Jesús (Mt 25,45), los verdaderos vicarios, representantes de Cristo, son los pobres, los sedientos y los hambrientos, siendo que la jerarquía debe servirlos y no sustituirlos.
En 1983 años de historia católica, desde Pedro hasta Francisco I, ha habido 266 Papas, que en promedio han gobernado la Iglesia 7,5 años cada uno. De ellos, 10 Papas, incluido Benedicto XVI, dejaron el trono papal por renuncia, uno por condenársele al exilio (San Clemente I, considerado mártir), para convertirse en monje o internarse en un convento, otros fueron depuestos de su cargo.
Seis Papas fueron asesinados, dos murieron heridos en revueltas y uno murió por derrumbe de un techo.
En la Iglesia se conocen 37 antipapas, algunos en el siglo XX, que reclamaron la condición de Papa por oponérsele, o por estar la sede vacante, usurpando el trono o peleándolo.
Los pontificados más largos han sido diez, el de Pedro de 37 años y el de León I, 21 años, con un promedio de 25 años y 7 meses cada uno. Los más cortos han sido desde 12 hasta 33 días, para un promedio de 21 días cada uno.
En América se introdujo el cristianismo, con la dominación española como religión de los conquistadores, a sangre y fuego contra las creencias espirituales y religiosas indígenas, que no la conocían, siendo obligados a obedecerla, servirla y educarse en ella. Así la religión es un fenómeno cultural y no biológicamente intrínseco al ser humano.

Vladimir de la Cruz