Logo La República

Sábado, 19 de octubre de 2019



COLUMNISTAS


Pizarrón

Vladimir de la Cruz [email protected] | Miércoles 26 septiembre, 2018


Pizarrón

El pasado 8 de setiembre falleció el historiador Carlos Abarca Vásquez.

Le conocí desde sus días de estudiante y me tocó dirigirle su tesis de incorporación como licenciado en Historia, “El movimiento huelguístico en Costa Rica 1950-1962”, trabajo que en su momento fue el mejor texto de investigación y explicación sobre las luchas de los trabajadores, especialmente en el Valle Central, y en la inmediatez de la Guerra Civil de 1948.

Para mí este trabajo no ha sido aún superado por la investigación histórica.

Siendo estudiante Carlos Abarca dominaba los elementos teóricos más avanzados de su tiempo para el análisis de los movimientos sociales, de las luchas obreras y del movimiento sindical en particular.

Él estaba al día en las publicaciones que confrontaba con uno. Para uno como profesor, era un reto intelectual. En cierta manera me parecía que era un provocador intelectual.

La relación con él en este sentido siempre fue muy rica, buenas discusiones, buenos argumentos, elaboración intelectual finamente hilvanada era la que realizaba.

A ello sumó su compromiso político y militante con las luchas sociales, que las investigaba y de las cuales también era actor y colaborador.

No había lucha social y lucha sindical que le fuera ajena. Su crecimiento intelectual fue permanente hasta los días de su muerte.

No dejó de pensar en publicar, en recoger la historia de los trabajadores que fue su pasión. Depositó en mis manos parte de su legado, que publicaré próximamente en homenaje a su memoria, y a la rica amistad que tuvimos. Lamentablemente no me dio tiempo de que esta publicación le alcanzara en vida.

Era un personaje silencioso, no le agradaban los barullos. Recluido voluntariamente en la región Caribe y Atlántica, desde donde escribía, hasta que se trasladó de nuevo a Palmares. De hablar pausado y de gran tranquilidad, pero profundo en su pensamiento.

Dominaba el pensamiento marxista y leninista, en sus conceptos y como guía analítica.

Sus estudios han sido inspiradores para otros estudios de las luchas sociales. Sus estudios sobre el movimiento sindical y de lucha bananero recientemente los discutí y hablé con el laboralista Frank Ulloa Royo, preocupado por rescatarlos, y satisfecho de que yo lo he estado haciendo, quien valoraba los aportes esclarecedores de su obra. Se consternó cuando le comunique sobre su estado de salud, también amigo suyo.

Militante activo de la izquierda nacional y centroamericana, socialista de corazón latinoamericano. Colaboró regularmente con el periódico El Socialista Centroamericano, donde publicó muchos de sus artículos e investigaciones, donde fue considerado militante “ad honorem” del Partido Socialista Centroamericano (PSOCA).

Fue un constante colaborador de revistas internacionales en el campo de la Historia Social.

Su extensa obra, de escritor e historiador, ya recopilada, sin lugar a dudas, será un rico aporte a la reflexión histórica.

Nos deja sus libros “Historia de la Sociedad de Seguros de Vida del Magisterio Nacional”, “Obreros de la Yunai”, “Historia de San Carlos 1800-1950”, “Castigos. Poder político y sanción penal en Costa Rica 1750-1880”, “Perfil cotidiano de la educación primaria. La Escuela de Buenos Aires de Palmares 1890-2000”, “Siglo y medio de identidades palmareñas”, “Rodrigo Carazo y la utopía de la dignidad 1970-1983”.

Y nos deja una gran cantidad de artículos, entre ellos los siguientes: “4 de julio de 1710: ejecución de Pablo Presbere”, “Costa Rica: los partidos de izquierda y el decadente neoliberalismo”, “8 de noviembre de 1976: cae en combate Carlos Fonseca Amador, fundador del FSLN”, “Auge y crisis de los artesanos por oficios (1560-1850)”, “Centroamérica: de los golpes de estado a las guerrillas revolucionarias (1950-1980)”, “Centroamérica: Rebelión, Ascenso y Derrota del movimiento obrero (1930-1955)”, “Centroamérica: monjas, sacerdotes y obispos revolucionarios”, “Comprender la Historia del Movimiento Obrero”, “Configuración del Movimiento Obrero en Centroamérica 1914-1929”, “Costa Rica: perspectivas de las actitudes políticas en la segunda ronda electoral”, “Costa Rica: los partidos de izquierda y el decadente neoliberalismo”, “Costa Rica.- precaristas, colonos, políticos y terratenientes (1950-1980)”,   “El Atlántico bananero (1960-1980), otro frente de luchas obreras”, “Costa Rica: Una elección presidencial crítica y crucial”, “El fin del bloqueo a Cuba: otro fracaso del imperialismo”, “Costa Rica. El sindicalismo bananero del Pacífico Sur en la década del 60”, “Escritos sobre la historia del movimientos obrero de Costa Rica”, “Fundación y auge de la Confederación de Trabajadores de Costa Rica 1934-1948”, “Costa Rica.-Hacia una visión retrospectiva de las organizaciones del magisterio nacional”, “Historia de San Carlos 1890-1950”, “Costa Rica: liberales, socialdemócratas y las reformas sociales de 1940-1950”, “Costa Rica.- Los trabajadores del calzado en la historia popular costarricense: 1890-1948”, “Centroamérica.- Luchas proletarias e irrupción del movimiento obrero en Centroamérica (1870-1914)”, “El Partido Comunista de Costa Rica y la colonización campesina: 1939-1949”, “Perfiles de la configuración del movimiento obrero en Centroamérica 1914-1929”, “Sexualidad e Historia”, “Tercer mundo e internacionalismo revolucionario”, “Trabajadoras y obreras de manufacturas: Costa Rica 1890-1948”.

A su familia le acompaño solidariamente en su dolor y pesar en este triste momento.

La Historia Nacional con su muerte ha perdido a uno de sus mejores investigadores.

El Movimiento Obrero y el Movimiento sindical han perdido a uno de sus más distinguidos historiadores y recuperadores de su memoria histórica, como investigador y como militante nacional y centroamericano.

El movimiento sindical bananero ha perdido a quien de mejor forma ha recogido las luchas sociales de las regiones bananeras.

Sus amigos hemos perdido una gran persona, un buen hombre. El mundo académico nacional ha perdido a uno de sus más brillantes investigadores.




 







© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.