Pionera Radial
Enviar

Pionera de la cultura radial

 

Usted debe estar familiarizado con el dicho “explicaré como la niña Pochita”. Pero ¿sabía que este personaje contribuyó con la ampliación de espacios culturales para que las mujeres costarricenses tuvieran un acceso igualitario a la educación y a la fuerza laboral asalariada? Sí, y además está aún entre nosotros, existe, y sigue viva.

En 1940, Costa Rica es un país en el que la participación política y profesional femenina es casi nula. Dentro de este contexto, Radio América Latina crea un programa de lecciones para niños conducido por Petra Arrieta Ramírez, cuyo nombre artístico para la radio era Gracia, y quien diera vida a la “Niña Pochita”.

El personaje enseñaba, entre otras materias, el inglés, lengua que estudió Arrieta primero en el Edificio Metálico.

Su aporte cultural se extendió a la entonces Radio City, convirtiéndose en la primera mujer locutora de nuestro país, hecho que le mereció un reconocimiento del Colegio de Periodistas de Costa Rica como “Pionera de la Radio Costarricense”; además,  la Municipalidad de Alvarado la declaró “Hija Predilecta del Cantón de Alvarado”, por sus aportes a la cultura.

Lucha femenina. En aquellos años, toma auge el debate sobre la igualdad de la mujer y sus condiciones socio-políticas, planteándose reformas constitucionales tendientes a favorecer los derechos políticos femeninos. Este proceso se da en el marco de una gran efervescencia social y de una reforma electoral: la mujer tenía prohibido votar.

En 1950, Gracia cambia el micrófono por el amor; partió hacia Nicaragua en donde se casa con el escritor nicaragüense Juan Aburto Díaz, lo que significó también el fin del popular programa de la “Niña Pochita”.

CANDILEJAS conversó vía telefónica con esta mujer de la radio nacional.

Se siente emocionada por la entrevista. Con nostálgica voz, declara que a pesar de la escasa participación femenina en la toma de decisiones, a ella no se le dificultó trabajar como locutora, “eso sí, hacía todo: ponía la música, hablaba al micrófono, contestaba teléfonos…era solo yo. A las 10 p.m. terminaba la locución, apagaba los equipos y las luces, cerraba la oficina y me iba caminando sola hasta barrio Pitahaya donde vivía”.

En la década de los 40 fue telefonista para Taca en el aeropuerto de la Sabana, donde trabajaba cuando asesinaron al Dr. Carlos Luis Valverde Vega, aquel 3 de marzo de 1948.

Se dice que recordar es vivir nuevamente la experiencia, y esta dama de la radio tica exacerba su voz al relatar: “escuchamos la balacera hasta el aeropuerto de La Sabana y todos nos asustamos, huimos por entre los cafetales”.

Su valentía, aporte cultural y participación en la radio costarricense son símbolo de la lucha por la equidad y la igualdad de condiciones entre los géneros.

Como un extraño juego de números, la “Niña Pochita” cumplirá 91 años este 19 de noviembre. Al preguntarle qué le pide a Dios responde primero triste: “que me lleve con Él, ya no sirvo para nada”. Luego…silencio, se ríe.

 

Editores jefes: Carmen Juncos y Ricardo Sossa / [email protected][email protected]

 

Ver comentarios