¿Pierden los jóvenes ticos la tradición de tomar café?
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República
Enviar

La tradicional hora del café parece irse perdiendo con el tiempo entre los jóvenes costarricenses.

Al menos así lo concluye un estudio elaborado por la Universidad Latina, titulado “Café, de la casa a la cafetería: ¿qué pasa cuando una economía cambia de la agricultura a los servicios?”.

Este tuvo la misión de investigar los hábitos de consumo de 370 estudiantes de entre 18 y 30 años que asisten a dicha universidad, y se descubrió que el café está siendo sustituido en gran parte por jugos y té, y que su consumo es principalmente en las mañanas.

Además, gran parte de las personas nacidas en los años 80 señalaron que ellos dejaron de tomar café porque sus padres no les enseñaron a consumir esta bebida.

El tiempo también fue señalado como un factor determinante para la disminución del consumo de café entre jóvenes, que toman en promedio una taza al día.

Esta misma generación en los años 90 consumía en promedio dos tazas diarias.

“Las nuevas generaciones están desarrollando nuevos patrones de consumo de alimentos; además, el estudiante universitario hoy es un poco diferente, ya que trabaja para ayudar a costear sus estudios y tiene poco tiempo para las socializaciones tradicionales con padres y familiares (...)”, explicó Juan Aguirre, investigador a cargo del estudio.

La población del estudio prefiere el café en el desayuno y el 85% de los que solo toman una taza al día lo hacen por socialización, seguido del valor tradicional de la bebida.

Aguirre explica que el consumo tradicional por la tarde se ha ido perdiendo debido a que el país ya no es una economía agrícola y el consumidor de café agrícola no responde a las mismas motivaciones que un habitante urbano.

De igual forma, los costarricenses han cambiado el lugar donde se reunían a tomar café.

Las casas han sido cambiadas a través del tiempo por los restaurantes y lugares de trabajo, ya que el café se ha convertido en una bebida socializadora.

Asimismo, un tercio de los entrevistados aseguró no tomar café, y dieron como principal razón que en su casa no les habían enseñado el hábito.

Los jugos y el té son los principales sustitutos de esta bebida como alternativa de consumo, de acuerdo con la investigación.

La encuesta fue realizada en un periodo de tres semanas con estudiantes de la Universidad Latina. Tiene un índice de confianza del 95% y un margen de error del 5%.

Ver comentarios