Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Pasivas o especulativas

Leiner Vargas [email protected] | Martes 29 mayo, 2012



Reflexiones
Pasivas o especulativas

El salto de las tasas de interés pasivas del último semestre es de esos fenómenos económicos que no tienen explicación coherente con la lógica de los fundamentos del mercado. Claro, para quienes asumen que el mercado es puro y competido, sería difícil explicar cómo sin presiones inflacionarias, con una economía creciendo por encima del 5% en su PIB y con un tipo de cambio pegado en la banda de abajo, se pueda dar represión monetaria a tal forma que se eleve el precio del dinero en más de un 30% en tan solo unos cuantos meses.
Mis estudiantes de política económica se han inventado tres escenarios explicativos de lo que ocurre que describo a continuación: uno de los grupos dice que la explicación es el conservadurismo económico de nuestros economistas del Central, liderados desde CEFSA y la Academia de Centroamérica. Según este ingenioso argumento de los chicos de economía, para algunos de estos economistas ortodoxos el crecer por encima del 5% pone el calentador muy alto y se requiere bajar la presión, bajando el acelerador, que en este caso sería subiendo la tasa de interés. Con lo anterior, disminuyen el crédito, la inversión, el empleo y la producción y se mantiene la estabilidad de precios a toda costa.
Otros chicos de la clase dicen que no, que lo que operó fue una clara señal del comportamiento anticompetitivo y oportunista de unos cuantos bancos que quieren sacar provecho de los costarricenses que tienen créditos en moneda nacional, cerca de 400 mil familias según se ha dicho, que verán disminuido su capital, al tener que pagar intereses más caros sobre los créditos. Por supuesto, dicen ellos, hasta el gobierno sale rascando en la fiesta de los banqueros oligopólicos, dado que tiene que pagar más por la deuda que se adquiere para financiar su déficit.
Un tercer grupo, un poco más malicioso, dice que nuestro sistema financiero es como la “Cosa Nostra” una gran mafia controlado por unos cuantos, que han visto una oportunidad de hacer clavos de oro con el argumento de que el gobierno no aprobó el plan fiscal y que debe financiarse para atender sus demandas. Pero como los fundamentos no lo permiten, se han confabulado para actuar unos y otros, de tal forma que se aumenta la tasa pasiva por un rato, se ganan muchos réditos en capital y luego se baja de nuevo, para así asumir que se trata del libre juego de la oferta y la demanda de dinero en el mercado.
La verdad, qué ingeniosos son los chicos de ahora, al parecer con un sobresalto de precios como el que se tiene se cuentan muchas historias, tal vez exista otra explicación racional de parte de nuestras autoridades de Hacienda y del Banco Central, pero entre tanto y no digan nada al respecto, me parece que el tema del aumento en las pasivas, parece ser más un fenómeno especulativo.

Leiner Vargas Alfaro
[email protected]


NOTAS ANTERIORES


¡Los grandes contribuyentes!

Viernes 14 diciembre, 2018

Dicen los orientales que a los árboles más altos los golpea siempre más fuertemente el viento. Na...

2018: Balance planetario

Viernes 14 diciembre, 2018

Un país tan pequeño pero situado en una región geopolíticamente de primera magnitud como es Costa...