Para recuperar el asombro
Foto: Esteban Monge
Enviar

¿Cuántas veces pasamos frente a las deslumbrantes bellezas del reino vegetal de nuestro país sin verlas? ¿Por qué?

Los turistas de países alejados, pagan caros tiquetes de avión para tener el placer de mirarla respirar muestro aire y estar junto a la exuberante naturaleza de Costa Rica.

Quizás por eso y porque la ve con ojos que no han perdido la capacidad de asombro, Nury Morales se ha enamorado de las hojas y flores que se observan en patios, jardines o tapias.

Bajo el pincel de esta artista, la naturaleza cobra vida hasta en sus más mínimos detalles. En sus cuadros descubrimos la incomparable obra de arte que nos rodea cada día, en cualquier parte.

Sus obras son un llamado de atención para que no nos perdamos el esplendor y la belleza en medio de la cual vivimos. Para disfrutarla no necesitamos cruzar fronteras.  Basta con mirar a nuestro alrededor.

Es suficiente con que abramos los ojos cada mañana y detengamos la mirada en la perfección de esa florcita a la cual se acerca la abeja para libar y cumplir su misión polinizadora para la conservación de la vida.

En los cuadros de Nury Morales nos encontramos con la vida en toda su grandiosidad, presente en una minúscula hoja, en la maravilla de su colorido, en la perfección de un pétalo. 

Si no ha vivido esta experiencia puede hacerlo admirando las obras de Morales durante todo este mes de junio, de lunes a viernes, en la Sala de Exposiciones del Instituto Nacional de Aprendizaje, en la Uruca, tal como lo hacen sus estudiantes y colaboradores.

La artista trabaja utilizando todas las técnicas y la presente muestra es de acuarelas, pero actualmente, según explica, utiliza bastante el acrílico, que le permite no solo crear hiperrealismo – cercano a la fotografía – sino ir hacia un estilo pictórico de finales del siglo XIX y principios del XX, llamado  posimpresionismo

Esto logra Nury Morales mediante el uso de la espátula, intentando impregnar mayor emoción y expresión a su pintura.

Esta artista comenzó a introducirse en el medio del arte hace 25 años, “en clases en academias privadas y cursos en la Universidad de Costa Rica y en el Instituto Tecnológico, en barrio Amón”, explica.

Ella piensa que por medio del arte “se puede reflejar mucho de lo que es un país”.

“Siempre estuve muy relacionada con el pueblo costarricense y con nuestra idiosincrasia. Sobre eso empecé a pintar en acuarelas. Luego me fui encaminando hacia la naturaleza, y últimamente hago acercamientos a flores y hojas cotidianas”, dice la artista.

Al referirse a la labor que realiza el INA de acercar a sus estudiantes al arte, mediante sus permanentes exposiciones de pintura o escultura, Flory Morales dice que “los muchachos deben tener un acercamiento y un conocimiento del arte figurativo antes de poder apreciar el arte abstracto”, una forma de expresión que ella también utiliza a veces.

Así, la artista contribuye a difundir las bellezas naturales de Costa Rica, dentro y fuera del país, mediante obras que son impresionantes ventanas a ese mundo.

Ver sus obras, es llenarse del color y la forma del privilegiado entorno natural en que vivimos.

 

Carmen Juncos y Ricardo Sossa

Editores jefes y Directores de proyectos

[email protected]om
 


Ver comentarios