Panamá enciende una vela
Enviar

Panamá enciende una vela

Honduras dispuesto a no “relajarse” ante Jamaica para asegurar el boleto

 

201310142356300.a3.jpg
Felipe Baloy espera que se haga el “milagro” y que Panamá clasifique al repechaje. AFP-Omar Torres/La República
La hexagonal premundialista de Concacaf llega a su final en un ambiente apasionante, ya que en los tres escenarios donde habrá partido tendremos a un equipo relajado y a otro en apuros; una buena combinación entre orgullo y necesidad de la que será interesante ver los resultados.
Panamá recibe a Estados Unidos, un hueso muy duro para los canaleros porque se trata de un equipo al que por ningún motivo le gusta perder, mientras que para los panameños el camino de la esperanza lleva implícito ganar.

El equipo de Jurgen Klinsmann ya es, independientemente de este resultado y los otros, el ganador de la hexagonal mientras que los panameños requieren únicamente la victoria, pero además de eso, que Costa Rica venza por cualquier marcador a México, para clasificarse al repechaje con Nueva Zelanda.
Los estadounidenses presentarán cuatro bajas importantes en este encuentro, las de los lesionados Landon Donovan en el tobillo y Jermaine Jones, además del guardameta Tim Howard y el defensa Matt Besler, quienes no viajaron por decisión de Jurgen Klinsmann.
Para el portero panameño Jaime Penedo “ganar es lo que nos toca”, pero lamentablemente reconoce que también esperar por otro resultado. Mientras, el mediocampista Gabriel Torres ve esta última oportunidad “como una luz a la que tenemos que aferrarnos para después no lamentarnos”.
En el otro juego Honduras viaja a Jamaica prácticamente clasificado y ante un equipo totalmente eliminado. No obstante, los catrachos no están tranquilos. Ellos no quieren depender del resultado Costa Rica-México y para ello deberán sacar al menos un empate en la isla, mientras que si son ambiciosos y obtienen una victoria, sumado a un traspié tico en el Estadio Nacional, podrían clasificarse hasta en el segundo lugar.
No obstante, como depende de sí misma, Honduras no quiere dejar nada a la casualidad y llegó a Kingston dispuesta a obtener el resultado positivo que necesita, aunque las matemáticas nos dicen que aún con la derrota los centroamericanos podrían asegurar la clasificación directa, dependiendo de que México no gane en San José.
“El triunfo ante Costa Rica fue importante, pero ahora lo peor sería relajarse y pensar que ya tenemos el camino recorrido”, afirma el referente hondureño Róger Espinoza, quien sabe lo desastroso que sería el que se les quemara el pan en la puerta del horno, pese a que Honduras sí tiene asegurado ya el repechaje, lo que disminuiría los efectos de un desastre.
A los “ReggaeBoyz” los único que los motiva después de una fatídica eliminatoria es obtener lo que sería su primer triunfo en la misma, porque todavía no ganan.
Por último Costa Rica-México; los aztecas vienen a jugarse la vida al Estadio Nacional. Tienen dos frentes. Atrás los acecha un Panamá que podría darles caza y sacarlos definitivamente del Mundial de Brasil y adelante la oportunidad de clasificarse directo, sin necesidad de repechaje si ellos ganan y Honduras tropieza en Jamaica. Dependen de sí mismos para defender el repechaje y lo demás se aclarará mediante los otros partidos.
Definitivamente esta jornada será de esas que a todos nos gustaría ver, a tres pantallas.

Luis Rojas
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios