Oposición "clausura" Congreso mexicano
Enviar
Facción de congresistas demanda debate sobre reforma petrolera
Oposición “clausura” Congreso mexicano

Propuesta del gobierno persigue ampliar la autonomía financiera de Pemex

México
EFE

Los congresistas de la oposición de izquierda de México mantuvieron el viernes “clausurado” el Congreso después de pernoctar en las dos cámaras parlamentarias para exigir que se abra un debate nacional sobre una reforma petrolera que el Gobierno propuso debatir en el Legislativo.
Carlos Navarrete, coordinador de los senadores del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), anunció la decisión de mantener la protesta de ese grupo, Convergencia y el Partido del Trabajo (PT) hasta que los partidos alcancen un acuerdo sobre la cuestión, pero no en una sesión legislativa.

El PRD, Convergencia y el PT conforman el Frente Amplio Progresista (FAP), cuyo líder, Andrés Manuel López Obrador, impulsa el rechazo al proyecto de reforma petrolera del presidente Felipe Calderón, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), por considerarlo un intento de privatizar a la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex).
En la Cámara de Diputados una gran pancarta con la leyenda “Clausurado”, instalada a mediodía del jueves, cuando comenzaron las protestas, permanecía el viernes todavía sobre la mesa directiva.
En el Senado las ban
deritas con el lema “Sí al debate nacional” y “No a la privatización, respeto a la Constitución” marcaban la medida reivindicativa.
Al anunciar la decisión del FAP, Navarrete dijo que la solución al problema pasa por llegar a un consenso el próximo lunes en la Junta de Coordinación Política de la Cámara Alta, una instancia de negociación complementaria al diálogo en el recinto legislativo.
“La negociación no la vamos a hacer a través de las cámaras y los medios sino a través de la Junta de Coordinación Política y eso es lo que vamos a analizar el próximo lunes”, apuntó.
Esta junta parecía haber alcanzado un acuerdo el miércoles por la noche, según el cual los partidos se comprometían a abrir el debate a la sociedad pero que finalmente fracasó.
La decisión del FAP parecía ya tomada a media mañana, cuando sus representantes decidieron no acudir a una reunión acordada con la Comisión de Energía, en manos de la cual está el proyecto de reforma petrolera.
“Si ellos no están dispuest
os a sentarse creo que no hay las condiciones para que nos sentemos, para que haya una reunión de la comisión de Energía, entonces creo que la realidad es muy clara”, dijo el presidente de esa comisión, Francisco Labastida.
Más optimista fue el coordinador de los diputados del oficialista Partido Acción Nacional (PAN), Héctor Larios.
“Estamos buscando salidas para que la cámara pueda sesionar el martes sin ninguna dificultad”, dijo Larios.
La presidenta de los Diputados, Ruth Zabaleta, del PRD, advirtió que “de ninguna manera se usará la fuerza pública” para reanudar las tareas legislativas.
En un comunicado difundido en su página web, el PAN indicó que al PRD “lo que le interesa es la violencia, el desorden y la anarquía”, porque “no tiene propuestas para construir el futuro del país”.
La reforma petrolera de Calderón tiene como ejes ampliar la autonomía financiera de Pemex, crear un nuevo régimen de contratos y adquisiciones, y facilitar la contratación de empresas especializadas en áreas como la refinación, el transporte y el almacenamiento de hidrocarburos.
Las protestas de los diputados y senadores del FAP fueron secundadas el jueves por unas dos mil seguidoras de este grupo, de las cuales solamente unas decenas permanecían el viernes en los alrededores del Senado.
López Obrador ha convocado para el domingo a un mitin en el Zócalo (plaza principal) de la capital para definir futuras acciones.

Ver comentarios