Enviar
Operadores cambiarios pierden fe en México

México
Bloomberg

Los operadores cambiarios están perdiendo fe en que el presidente mexicano Felipe Calderón haga aprobar los aumentos de impuestos necesarios para controlar el déficit presupuestario y detener el repliegue que ha hecho del peso la moneda importante de peor desempeño en el último año.
Los operadores de opciones están más pesimistas sobre el peso en los próximos seis meses que con respecto a 12 de otras de las 16 monedas más negociadas contra el dólar estadounidense seguidas por Bloomberg, según derivados conocidos como reversiones de riesgo. Los estrategas de Morgan Stanley dicen que la economía de México se encamina a déficits “insostenibles” conforme mengua la producción de petróleo, mientras RBC Capital Markets aconseja a los inversores vender la moneda.
“Los inversores están mostrando una indiferencia hacia México que dice, ‘¿Quién sabe cuándo se arreglarán sus problemas?’”, dijo Rogelio Ramírez de la O, el economista de Ciudad de México que predijo la devaluación del peso de 1994.
Los negociadores están apostando a que el peso tambaleará después que Calderón perdió escaños legislativos en las elecciones de julio, una derrota que UBS AG y Putnam Investments dicen que dificultará que consiga apoyo para mayores impuestos. Standard & Poor’s puso la deuda mexicana en vigilancia “negativa” en mayo según la más rápida caída en la producción petrolera desde la Segunda Guerra Mundial socava la recaudación gubernamental.
“El resultado de la elección es muy malo: vamos a ver una parálisis en todas la decisiones económicas fundamentales”, dijo Ramírez de la O, quien pronostica que el peso caerá 12% a 15 por dólar para fin de año, de 13,1895 a las 6:41 del lunes en Nueva York.
La segunda economía más grande de Latinoamérica después de Brasil se contrajo hasta 11% en el segundo trimestre, perjudicada por el brote de gripe porcina y el cierre de fábricas en la zona fronteriza con Estados Unidos, dijo el banco central la semana pasada.
La economía, que envía 80% de sus exportaciones a Estados Unidos, se contraerá hasta 7,5% este año, el máximo desde 1932, dijo el Banco de México. En Brasil, el producto interno bruto se expandirá 0,8%, según el banco central de ese país.
El peso de México se desplomó 25% contra el dólar en el curso de los últimos 12 meses. El peso, que es la moneda importante de peor desempeño durante el último decenio, cayó a un mínimo récord de 15,5892 contra el dólar en marzo, frente a 9,8572 en agosto.
RBC dice que se debilitará a 13,9 y recomendó vender el peso el 2 de julio cuando cotizaba a 13,1625.
La prima que los inversionistas están dispuestos a pagar por opciones de venta del peso de seis meses, que protegen contra la depreciación de la moneda, es de 4,25 puntos porcentuales. Ello se compara con 0,37 hace un año. Una opción de venta le da a su titular el derecho, sin la obligación, de vender un activo subyacente, en tanto una opción de compra da el derecho de comprarlo. La reversión de riesgo ha favorecido las opciones de venta del peso por sobre las compras durante al menos cinco años.
La derrota del Partido de Acción Nacional (PAN), de Calderón, el 5 de julio desencadenó la mayor caída semanal del peso desde noviembre y marcó el final de un alza de cuatro meses.
El Partido Revolucionario Institucional, o PRI, que suplantó al PAN como el mayor grupo en la cámara baja, se opone al aumento de impuestos en medio de una recesión, dijo César Duarte, legislador del PRI, el 16 de julio.
“No parece haber ningún apetito político para aprobar estas reformas urgentemente necesarias”, dijo Paresh Upadhyaya, quien colabora en la gestión de $17 mil millones en monedas como subdirector general primero de Putnam Investments en Boston. “Sigo siendo bajista con respecto al peso mexicano”.
Sergio Luna, economista jefe de la filial Banamex de Citigroup Inc. en Ciudad de México, dijo esperar que el Gobierno consiga suficientes votos para que se apruebe el proyecto de ley. Predice que el peso cerrará el año en 13,5.


Ver comentarios