Nuevo monitor da lecturas más precisas de azúcar
“El objetivo principal es una lectura fidedigna. El monitoreo en tiempo real permite hacer correcciones para un tratamiento más integral del paciente”, comentó Laura Ulate, endocrinóloga. Esteban Monge/La República
Enviar

Para quienes sospechan que padecen diabetes, utilizan insulina o sus niveles de azúcar en la sangre fluctúan (entre altos o bajos), hay un nuevo equipo que permite obtener un monitoreo más exacto y fidedigno.

Se trata del iPro2, dispositivo que graba de manera ininterrumpida los niveles de azúcar en sangre por un periodo de tres a seis días.
El aparato tipo grabadora tiene el tamaño de una moneda de ¢100 que se implanta en la piel.

En esos días en que el monitor está en el cuerpo recopila datos gracias a que toma muestras de sangre cada cinco minutos; es decir, realiza unos 288 controles diarios.

Con esta información se puede mejorar la toma de decisiones terapéuticas y se consigue una evaluación integral del paciente que permite optimizar su tratamiento de diabetes; ya sea recetándole un nuevo medicamento o reforzando el actual.

Además, permite detectar hipo e hiperglicemias (poca o excesiva glucosa, respectivamente), lo que no se consigue con exámenes convencionales.

“Este dispositivo hará mediciones a lo largo del día y de esta manera el paciente lleva adecuadamente una bitácora. Nos permite ver la panorámica completa cuando pedimos glicemias puntuales antes de cada comida, cuánto tiempo del día está en hipo o hiperglicemia, o si está en los rangos meta y así podemos hacer ajustes fijos”, detalló Laura Ulate, endocrinóloga.

El sensor del iPro2 tiene un valor de unos $70 y se puede usar en cualquier edad: un recién nacido, niños, embarazadas, adultos y pacientes mayores.

Se coloca en cualquier parte de la piel (idealmente en abdomen, piernas y extremidades) y el proceso tarda entre 15 y 20 minutos, se realiza por medio de una punzada, que por lo general es tolerable y prácticamente indolora.

El manejo y el análisis de los datos únicamente lo realiza un médico especializado que interpreta la información suministrada.

“Es un dispositivo ciego. El paciente no tiene acceso a las glicemias no puede ver las lecturas. Una vez colocado podrá seguir con su vida normal, pasar por detectores de metales, bañarse o ir a piscinas. Solo se le dan recomendaciones de no tocarlo porque se puede desprender, ni acercarse a rayos X o resonancias magnéticas”, agregó Ulate.

Esta tecnología está disponible en el Hospital Clínica Bíblica, el de Niños y el San Vicente de Paúl en Heredia. También Meditek, que es la distribuidora, se encarga de colocar el dispositivo.

Gran afectación

El año pasado, la Caja ofreció casi 443 mil consultas a pacientes diabéticos y tuvo unos 3.880 egresos por esa causa. La atención de esta enfermedad crónica implicó una inversión de unos ¢43.171 millones; que representan un 2,5% del presupuesto de salud.

En cifras

-10 personas por semana sufren una amputación por diabetes

-Unas 11 personas egresan diariamente de los hospitales

-Cada día un paciente muere

Fuente: Caja de Seguro Social

Ver comentarios