Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 12 Septiembre, 2011


Liga Deportiva Alajuelense no sabe perder y a Rónald Mora hay que mantenerlo como técnico de Limón.
Son dos conclusiones bien personales después de analizar parte de lo acontecido en la jornada futbolera de fin de semana, pródiga en anotaciones.
La Liga llegó muy confiada al Eladio Rosabal y mostró que sus jugadores estelares no aprendieron la lección que hace poco les dio el Santos de Guápiles; un buen arranque del juego quizá los hizo pensar que el Herediano sería pan comido y se durmieron en sus laureles.
Jafet Soto les tenía preparada una sorpresa táctica; jugar y mandar balones a la espalda de los centrales rojinegros y por esa ruta (los tres primeros goles) el Herediano hizo fiesta.
El penal fue penal y el segundo gol fue legítimo.
Bastaron ese par de acciones fulminantes a favor de los anfitriones, para que mentalmente el bicampeón nacional se derritiera y sus líderes perdieran la cabeza.
Giancarlo González debe saber que heredar el uniforme de Luis Marín conlleva enorme responsabilidad. No es solo ponerse el tres en la espalda. Se atarantó, se violentó y lo mandaron a bañarse. Sin González, Elías Palma se desorientó, tuvo un partido para el olvido y se convirtió en una fábrica de hamburguesas: solo tortas.
Nadie se explica después de lo que se vio, como no lo expulsaron.
Se hizo evidente que los jugadores del Alajuelense, ni esperaban, ni estaban preparados mentalmente para recibir dos goles en contra; superados dentro de la cancha por un Herediano superior, refrescante y oxigenado tras ser extirpado su tumor.
Una cosa es perder la cabeza por errores de los silbateros, que ni aún así se justifica, pero peor perderla cuando los señalamientos del juez han sido correctos y hasta benévolos (Pemberton pudo ser expulsado).
Pésimo el comportamiento del Alajuelense como grupo; toca a su dirigencia, clara e inteligente, reflexionar sobre lo sucedido, rectificar y jamás aprobar o justificar lo que se dio esa noche gris.
Cambiando de tema, ayer estuvimos en el Fello Meza y vimos Cartaginés-Limón.
Triunfo sobrado de los brumosos, pero ojo que ese equipo del Atlántico está repleto de talento y bien dirigido. La dirigencia limonense debe darle a Rónald Mora un voto de apoyo y confianza, porque estamos seguros y hace pocos días dijimos lo mismo de Puntarenas, que solucionados los problemas económicos, con el Macho Mora, Limón no tendrá ningún apuro en evadir el descenso.

[email protected]