Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 24 Agosto, 2010





Michael Barrantes no es Andrés Iniesta.
¡De acuerdo!
De manera que justificar el descalabro que sabemos pasajero del Deportivo Saprissa por la ausencia de este talentoso mediocampista, no es un argumento sólido.
Muchos partidos ganó el Saprissa con Barrantes lesionado y muchísimos con Michael sentado en el banquillo de los suplentes.
El campeón nacional paga con derrotas la ambición económica de su dueño; suponemos que en su lujosa oficina tapatía, este inteligente hombre de empresa y negocios habrá hecho números y le sale mejor vender jugadores que clasificar al campeonato mundial de clubes.
No se cuánto se ganó Jorge Vergara cuando el Saprissa se clasificó tercero del mundo con Hernán Medford como técnico; quizá no fue suficiente para los intereses mercantiles del mexicano, porque después de esa conquista, se ha dedicado a desmembrar la nómina del equipo con una sangría que raya ahora en hemorragia.
Más de 15 futbolistas de primer nivel ha vendido el Saprissa al extranjero y esta fuga de valores no hay Roy Myers que la soporte.
Ahora; los morados campeonizaron cuando muchas de sus figuras habían emigrado; lo que sucede es que cuando un ser humano se desangra, no fallece de golpe, sino poco a poco hasta que colapsa su organismo. Entonces, el derrumbe saprissista se podría dar, a menos que le inyecten sueros al moribundo.
Esta medicina está en la propia farmacia del club.
Al Saprissa le está saliendo carísimo su participación en la Concachampions; descansa y alterna a sus mejores figuras para presentarlas reposadas en el difícil grupo de competencia y pierde igual en los dos frentes.
Aquí cabría la rebelión de Víctor Badilla y compañía contra el jefe, porque: ¿cómo ganar en Concacaf si usted me vende a los mejores del equipo? ¿O es que ya no le interesa el Mundial de clubes?
Estas preguntas nunca se le harán al papá de la criatura, pero es evidente que el cuerpo técnico morado está atrapado en dos competencias que arrancaron en un momento en que el Saprissa no juega bien al fútbol y además no le salen las cosas que en ocasiones anteriores salían.
¿Cuántos pases largos de Paté a Sequeira en el juego ante Herediano, en procura de su cabeza y gol? Muchos.
Nunca se ligó la acción. La temporada anterior, el mismo Alejandro sumaba un gol o dos por juego en el arranque. De manera que la crisis de resultados no es por la ausencia de Barrantes.

[email protected]