Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


¡No al paro!

Vilma Ibarra [email protected] | Miércoles 13 julio, 2011



Hablando Claro
¡No al paro!


En términos generales, entiendo un paro de labores como un legítimo derecho a una determinada protesta. Entiendo un paro, una huelga o un bloqueo como una medida última para lograr visibilizar una situación dada y obtener posibilidades de negociación antes denegadas por los canales establecidos y consecuentemente alcanzar objetivos que un grupo considere legítimos en términos de sus derechos y que, por supuesto, sean viables y factibles, razonables y racionales.
Pero debemos entender también que en cuanto a movimientos de reivindicación de derechos laborales, cada caso debe analizarse según su particularidad.
En el contexto de una situación financiera especialmente crítica para la Caja Costarricense de Seguro Social que atiende a múltiples y complejos factores imposibles de reseñar en este espacio, el Sindicato de Profesionales en Ciencias Médicas y la Unión Medica Nacional- llaman a un paro laboral para el próximo martes en defensa de su pretensión de que se les mantenga el pago de incapacidades como parte del salario y no como un subsidio (que es como está establecido legalmente y como lo recibimos todos los demás trabajadores del país). Pero nuestros médicos no pretenden solo eso, ya de por sí imposible de seguir manteniendo en la CCSS, dada una resolución contraria y reiterada de la Procuraduría General de la República.
En un pliego de 14 demandas los médicos también aspiran, entre otros beneficios, el establecimiento de la dedicación exclusiva. Solo eso, implicaría un costo anual adicional al deficitario presupuesto de la Caja de ¢50 mil millones, dinero que no tiene la entidad y que si tuviera no podría festinar sin poder determinar cómo se fiscalizaría semejante concesión, tomando en cuenta que una gran mayoría de los galenos del país también trabaja en su propia consulta particular o en los cada vez más numerosos centros privados de salud.
Como si esto fuera poco, cientos de miles de médicos están presentando demandas contra la institución porque estiman lesivo a sus intereses que el pago del incentivo de carrera hospitalaria no incluya las guardias, las horas extras y la disponibilidad. No tengo idea de si hay estimaciones de lo que eso podría costarnos a los costarricenses, pero es fácil suponer que la inclusión de los beneficios adicionales pretendidos sería como para hacer quebrar de cuajo a nuestra seguridad social!
Otras peticiones de UNDECA y SIPROCIMECA son como para infartar a cualquiera. Así que baste decir por ahora que lo más irritante de todo esto es pretender un paro laboral de todo un día bajo el supuesto argumento de defender el pago de la deuda que tiene el estado con la Caja en lo cual como todos sabemos están trabajando denodadamente las autoridades competentes.
Eso sin contar con que un solo día de paro cercenará el derecho a la salud no solo de quienes tienen citas programadas sino de más de 400 costarricenses que tienen cirugía prevista para el 19 de julio.
Por eso digo: ¡No al paro!

Vilma Ibarra