Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Nestlé apuesta a caída de la leche

| Viernes 07 diciembre, 2007



Nestlé apuesta a caída de la leche

Ginebra— Nestlé SA, la mayor empresa de alimentación del mundo, espera que los precios de la leche caigan a $3.600 la tonelada desde el máximo de $5.400 de este año, por el aumento de la producción, dijo su responsable ejecutivo, Peter Brabeck-Letmathe.
El aumento del precio de este año ha sido “increíble”, dijo Brabeck este martes en una entrevista en Vevey, sede de la empresa suiza. Aunque los precios no volverán a sus niveles anteriores, serán “más aceptables”, añadió.
Nestlé, fabricante de productos de alimentación infantil como Neslac y Good Start, prevé que sus costes por la compra de leche suban este año un tercio hasta los 6 mil millones de francos ($5.400 millones). La sequía en Australia y la demanda de biocombustibles han hecho subir los precios de los cereales y del pienso. Los precios de la leche también han subido por la demanda de India y China.
Los precios del maíz también caerán el próximo año, dijo Brabeck. El aumento de los precios de las materias primas hizo que Nestlé subiera los precios a los consumidores, añadió.
La leche en polvo con bajo contenido de grasa o desnatada, la referencia para el mercado mundial, ha subido un 61% este año en el mercado de futuros de Chicago. Los futuros sobre la leche líquida han subido este año casi un 50% en el mercado. Brabeck no especificó a qué tipo de leche estaba refiriéndose.
“Ahora que los precios de las materias primas están moviéndose nos encontramos de nuevo con la posibilidad de que continúen las subidas en algunos precios y esto, por supuesto ayuda a mejorar el rendimiento de la empresa”, dijo Brabeck. “Por lo general, un modesto aumento del precio es bueno”.
En la anterior década, con los precios de las materias primas estables o más bajos, se creó una “difícil” situación para Nestlé porque el pequeño comercio aceptaba menos los incrementos de precios de la empresa, aún cuando los salarios y los alquileres estaban subiendo, dijo Brabeck.