“Need for Speed”, alta velocidad al volante
El actor Aaron Paul tuvo que someterse a un curso intensivo de cuatro días de “conducción agresiva”. Internet / La República
Enviar

CINE

“Need for Speed”, alta velocidad al volante

El estudio DreamWorks de Steven Spielberg se ha propuesto recuperar la esencia de las películas de coches de las décadas de 1960 y 1970 con la adaptación cinematográfica del videojuego “Need for Speed”, una producción con ambición de saga que pone a los actores a 140 millas por hora.
El realismo al volante fue la consigna del director Scott Waugh, un doble de escenas peligrosas reconvertido en cineasta, que planificó una intensa filmación donde la acción se capturó a la antigua usanza, a través de las cámaras y sin trucos por ordenador.
Para tal fin, el protagonista, el actor Aaron Paul (“Breaking Bad”), tuvo que someterse a un curso intensivo de cuatro días de “conducción agresiva”, comentó a la prensa en Los Ángeles con motivo del debut del primer tráiler del filme.
Paul reconoció que, aunque intimidado por la idea, se embarcó en el proyecto sin dudarlo, una vez que leyó el guion y vio que más allá de los llamativos y potentes vehículos había “una gran historia detrás”.
El actor, ante la atenta mirada de los ejecutivos de DreamWorks, que querían asegurarse de que era capaz de dar la talla como piloto, el temor de sus agentes a que le pasara algo y la expectación del equipo de la película, demostró tener maña al volante.
“Al final del primer día, ya estaba haciendo giros de 360 grados. Para el tercer día hacía 360 grados, giros al revés de 180 grados y conducción marcha atrás a toda velocidad”, confesó Paul, que durante la película pisó el acelerador hasta ponerse a 140 millas por hora en algunas persecuciones.
“Lo hicimos todo auténtico”, aseguró Waugh, quien en 2012 marcó un hito al ser el primer realizador en usar fuego real en un largometraje de ficción, en “Act of Valor” (“Acto de valor”).

Los Ángeles / EFE

Ver comentarios