Enviar
NBA sigue enclochada

La batalla laboral que libran los dueños de los equipos y el sindicato de jugadores de la NBA, para conseguir la firma de un nuevo convenio colectivo, se acerca ya a los cuatro meses, sin que haya sido posible alcanzar un acuerdo, aunque ambas partes ya saben cuáles son las líneas rojas que han trazado.
Especialmente los dueños que las han colocado en un 50-50 para cada parte en el reparto de ingresos, y de un tope salarial “duro”, ambos puntos considerados como los pilares fundamentales para cambiar el modelo económico de la NBA y asegurar que ninguno de los 30 equipos pueda tener pérdidas.
El comisionado de la NBA, David Stern, que ya canceló toda la competencia de la temporada regular para el mes de noviembre, fue categórico al decir que no habrá firma de un nuevo convenio colectivo por parte de los dueños si esas dos figuras no se aceptan.
Stern reconoció que, en la próxima reunión que haya de negociaciones, ambas partes también tendrán que comenzar a tener en cuenta las grandes pérdidas que se van a dar con la cancelación de los partidos de la temporada regular.
El comisionado de la NBA fue más lejos al advertir que, a partir de ahora, las propuestas de los dueños pueden ser todavía más duras ante la necesidad que se les presenta de tener que recuperar los millones de dólares de pérdidas que les causa el cierre patronal.
El anuncio de Stern generó la primera derrota económica que sufren también los jugadores, al quedarse a partir del 15 de noviembre sin el pago de sus salarios, y que no van a poder recuperar, porque ya no habrá temporada completa, como el director del sindicato Billy Hunter buscaba si se lograba un acuerdo antes del lunes.
El propio Hunter reconoció que los jugadores iban a perder hasta 350 millones de dólares en salarios con la cancelación de todos los partidos de noviembre.

Houston
EFE


Ver comentarios