Juan Manuel Villasuso

Enviar
Viernes 7 Marzo, 2008

Dialéctica
Millones de dólares y de pobres

Juan Manuel Villasuso

El último número de la revista Forbes nos informa que Bill Gates ya no es el hombre más rico del mundo. Con una fortuna de $58 mil millones, el fundador de Microsoft ha sido superado por Warren Buffett, un inversionista de Omaha vinculado con la empresa aseguradora Berkshire Hathaway, quien acumula $62 mil millones y por Carlos Slim, el magnate mexicano de las telecomunicaciones cuya riqueza se calcula en $60 mil millones.

Los datos revelan que de las 100 personas más ricas del mundo 34 son estadounidenses, 23 de países europeos, 19 rusas, 17 asiáticas (India y naciones árabes), cuatro latinoamericanos (dos mexicanos, un brasileño y un chileno) y tres africanos de Egipto.
El capital agregado de este centenar de personas asciende a $1.721 mil millones. Esta suma, calculada al tipo de cambio de ¢500 por dólar, representa un total de ¢860.700.000.000.000.
Si estas personas decidieran repartir su fortuna entre los 4,4 millones de costarricenses a cada uno nos correspondería algo mas de ¢195 millones. Hasta el momento no hay indicios de que quieran hacerlo, a pesar de sus iniciativas filantrópicas.

De estas cifras destaca el elevado número de multimillonarios rusos, especialmente si se toma en cuenta que hace menos de 20 años ese país era parte de la Unión Soviética, prevalecía un régimen comunista, la propiedad era estatal y no existía una economía de mercado. Surge la duda de si la “privatización” de las empresas públicas y la corrupción explican muchas de esas enormes fortunas.

---------------------------------------

El Proyecto del Milenio, comisionado por el Secretario General de las Naciones Unidas, puntualiza en un documento titulado "Las caras de la pobreza", que:
(http://www.unmillenniumproject.org/documents/MP-PovertyFacts-S.pdf ).

• Más de 1.000 millones de personas en el mundo subsisten con menos de $1 por día. Otros 2.700 millones luchan por sobrevivir con menos de $2 por día.

• La pobreza en el mundo en desarrollo trasciende la pobreza de ingreso. Significa tener que caminar varios kilómetros todos los días para recoger agua y leña; significa padecer enfermedades que en los países ricos fueron erradicadas hace décadas.

• 11 millones de niños mueren cada año y más de 6 millones mueren a causa de enfermedades totalmente prevenibles como el paludismo, la diarrea y la neumonía.

• Cada 3,6 segundos una persona muere de hambre y la gran mayoría son niños menores de cinco años.

• En algunos países menos de la mitad de los niños asisten a la escuela primaria y menos del 20% llegan a secundaria. En todo el mundo 114 millones de niños no reciben siquiera enseñanza básica y 584 millones de mujeres son analfabetas.

• Más de 800 millones de personas pasan hambre todos los días y 300 millones son niños. De estos, más del 90% sufren de malnutrición y deficiencias crónicas de micronutrientes.


Estas son las contradicciones de nuestro mundo. Un centenar de personas acumulan millones de dólares mientras millones de seres humanos padecen hambre y enfermedades.

Algunos consideran que estas descomunales riquezas son indicadores de éxito y premio al esfuerzo, pero no toman en cuenta a los que trabajan de sol a sol y no les alcanza para llevar un plato de comida al hogar. Son las paradojas de nuestro tiempo en que los valores éticos y cristianos se ven aplastados por la ideología del dinero.