Enviar
Miami a demostrar
Mavericks siguen por la supervivencia y el sueño

Si Miami es de verdad, tendrá que demostrarlo a partir de hoy, y en Dallas, donde deben firmar el prólogo de lo que podría ser la celebración, en su campo, del campeonato de la NBA, el próximo domingo.
Lo que parece venirse para esta noche, con la serie empatada 2-2, es un Miami que pondrá toda la carne en el asador para llegar con ventaja a casa, porque un 3-2 le da dos oportunidades de campeonato al ganador, y pone contra las cuerdas al perdedor, al que solo le quedaría la opción de vencer en los dos juegos restantes.
Pero para ello, Heat, que ha tenido ventajas que ha perdido en esta serie, debe montar un juego contundente y eficaz, y la trilogía mágica Lebron James , Dwyane Wade y Chris Bosh, debe martirizar el aro rival, como ellos lo saben hacer, además de trabajar con más determinación, en la labor defensiva de su equipo.
El Heat en el cuarto partido y en especial en el último cuarto, fue una suma de errores, el último de Wade, su estrella y guía, aunque más que eso lo que pesó en la derrota fue la baja producción y juego de James, a quien todo el mundo imaginaba explotando en el último episodio, algo que no sucedió.
Siempre que Miami permita que los partidos se definan en la última posesión, algo que ha sucedido en tres ocasiones en esta serie, estarán en el peligroso filo de la navaja, que los puede llevar a salir derrotados de una serie en la que se suponen favoritos.
Del otro lado, el entrenador Rick Carlisle tendrá que seguir moviendo fichas para que alternen con Dirk Nowitzki y le permitan a la estrella de Dallas tomarse las pausas y buscar la forma de hacerle daño a Miami. En ese sentido la rotación será fundamental por lo que pueda aportar, por ejemplo, DeShawn Stevenson desde la zona de tres puntos, más las penetraciones del puertorriqueño José Juan Barea, a quien da la impresión de que con un poco más de regularidad podría volverse fundamental en esta serie; tal vez hasta mejor incluso que jugadores de los inamovibles, como Jason Kidd, que pareciesen no ofrecer ya grandes alternativas a su equipo, eso sí, hay que reconocer que realizó una buena marca sobre James en este último partido.
¿Qué nos depara esta noche Maverick-Heat?; seguramente otro partido de emociones compartidas, aunque si Miami es lo que dicen, debería aplicar la primera parte de su operación aplanadora.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios