Enviar
México es principal emisor de mercados emergentes
• La tasa de interés de los valores fue la más baja de la historia para un bono gubernamental mexicano a 30 años

México aprovecha bajos costos crediticios récord para convertirse este año en el mayor mercado emergente emisor de bonos en dólares en el exterior.
El gobierno el miércoles pasado colocó $2 mil millones de deuda con vencimiento en 2044 y llevó sus ofertas en los mercados internacionales a $4 mil millones en 2012, con lo que eclipsa a Turquía como el principal emisor entre los países en vías de desarrollo, según datos que recopiló Bloomberg. El rendimiento promedio de los bonos mexicanos en dólares cayó un bajo nivel récord del 4,29% el 2 de marzo, indican datos de JPMorgan Chase Co.
México aprovecha la demanda de su deuda por parte de extranjeros en momentos en que otros países, encabezados por Brasil, toman medidas para desalentar la inversión internacional debido a que fortalece sus monedas. La venta de bonos indica que a México le preocupa menos que ingresen dólares al país, lo que ha contribuido a desencadenar un aumento del 8,6% del peso este año, la mayor cantidad entre 16 monedas importantes, dijo Kevin Daly, que contribuye a la administración de unos $8 mil millones en deuda de mercados emergentes en Aberdeen Asset Management Plc.
“Las autoridades de México se sienten mucho más cómodas con la apreciación cambiaria”, dijo Daly en entrevista telefónica desde Londres. “Aún hay mucha liquidez, inversores dispuestos a comprar”.
México vendió los bonos con vencimiento en 2044 con un rendimiento del 4,84%, o 170 puntos básicos más que los bonos del Tesoro de Estados Unidos de similar vencimiento, según datos que recopiló Bloomberg. El gobierno también emitió el 3 de enero $2 mil millones de bonos a diez años con un rendimiento del 3,71%. Ha vendido $12.750 millones de bonos en dólares en los últimos tres años.
Alejandro Díaz de León, que está al frente de la Unidad de Crédito Público de México, dijo que le complacían los resultados de la venta.
“Nos satisface mucho la forma en que el régimen cambiario viene funcionando en México desde hace ya muchos años”, dijo en entrevista telefónica desde Ciudad de México. “Parte de las primas de riesgo o las incertidumbres relacionadas con los mercados financieros han empezado a desvanecerse de forma gradual a fines del año pasado y principios de este año, y pienso que eso crea un contexto atractivo para la transacción”.
La tasa de interés de los valores fue la más baja de la historia para un bono gubernamental mexicano a 30 años, dijo el Ministerio de Hacienda en una declaración por correo electrónico.
El gobierno mexicano “ha sido mucho más agnóstico” que Brasil en lo relativo a tratar de controlar la apreciación de la moneda, dijo Bret Rosen, un estratega para América Latina de Standard Chartered Bank.
Ver comentarios