Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Menos pobreza y desempleo

Juan Manuel Villasuso [email protected] | Viernes 02 noviembre, 2007


Dialéctica
Menos pobreza y desempleo

Juan Manuel Villasuso

La Encuesta de Hogares que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Censos para medir las variables de empleo y los niveles de pobreza de la población en Costa Rica muestra resultados positivos para el periodo comprendido entre julio de 2006 y julio de 2007.
Algunos datos sirven para caracterizar el mercado laboral en ese periodo anual y mostrar los cambios más relevantes.

*La fuerza de trabajo en el último año aumentó de 1.945.955 a 2.018.444, es decir, un total de 72.489 personas se incorporaron al mundo del trabajo. Los hombres representan el 63,5% de ese contingente de capital humano.

*El número de ocupados se elevó en 95.724 personas y el de desocupados se redujo en 23.235. El efecto porcentual, en términos de la tasa de desempleo abierto, fue una disminución de 2.4%.

*Desde una perspectiva geográfica se observa que la tasa de desempleo nacional es del 4,6%, pero hay diferencias dependiendo de la región del país: Central (4,6%), Chorotega (3, 5%), Pacífico Central (5,3%), Brunca (4,7%), Huetar Atlántica (5,6%) y Huetar Norte (2,9).

*En materia de empleo los datos reflejan, en el último año, variaciones en la distribución porcentual por rama de actividad. Así, por ejemplo, la agricultura y la industria caen mientras que la construcción y las actividades inmobiliarias y empresariales se elevan.
*En lo concerniente a la pobreza, medida conforme a la metodología de Línea de Pobreza (monto monetario mínimo requerido para que una persona pueda satisfacer las necesidades básicas alimentarias y no alimentarias), los niveles alcanzados en 2007 fueron de ¢54.160 mensuales per cápita para las zonas urbanas y ¢43.261 para las zonas rurales.
*La baja en el nivel de pobreza nacional respecto al año anterior es del 3,5%, al pasar de un 20,2% a un 16,7%. Una contracción de ese calibre no se presentaba desde principios de los años 90. En las zonas rurales se evidencia con mayor intensidad esta reducción.

*En el ámbito regional también se observan diferencias en cuanto al grado en que se retraen los niveles de pobreza. Las regiones Chorotega y la Brunca son las que muestran una mayor disminución: 9,3% y 8,7% respectivamente, mientras que en la Huetar Atlántica la variación es de solo un 1,5%.

*En lo que respecta a la distribución del ingreso, las cifras indican que fueron los estratos más pobres (I Quintil) y los más ricos (V Quintil) los que resultaron ganadores en la pugna distributiva. El primero aumentó ligeramente su participación en la asignación del ingreso de un 4,9% a un 5,2% y el segundo de un 48,5% a un 49,6%. Los estratos medios vieron contraerse el porcentaje que reciben del ingreso total.

Estos desempeños beneficiosos del mercado laboral y de la lucha contra la pobreza profundizan una tendencia que se venía observando desde hace tres años, pero llama la atención la magnitud alcanzada en los últimos 12 meses.
Algunos factores pueden señalarse como explicativos de esta mejora en las condiciones de vida de la población. Por una parte, las elevadas tasas de crecimiento de la producción, que desde 2005 ha superado el 6%, por otra, la reducción de la inflación, y en tercer lugar, los aumentos en las pensiones y las ayudas económicas a estudiantes.
Una interrogante que siempre surge al analizar resultados positivos como estos tiene que ver con la sostenibilidad del fenómeno: ¿responde esta situación a condiciones coyunturales o existen elementos estructurales para sustentarla en el mediano plazo? El tiempo dirá.

NOTAS ANTERIORES


¡Los grandes contribuyentes!

Viernes 14 diciembre, 2018

Dicen los orientales que a los árboles más altos los golpea siempre más fuertemente el viento. Na...

2018: Balance planetario

Viernes 14 diciembre, 2018

Un país tan pequeño pero situado en una región geopolíticamente de primera magnitud como es Costa...