Megaproyecto fiscal irá directo al basurero
“Nuestro objetivo es que se tomen las decisiones necesarias, para garantizar que no se volverán a pedir impuestos en poco tiempo”, indicó Paulina Ramírez, congresista liberacionista. Archivo/La República
Enviar

El megaproyecto fiscal que propuso el gobierno a finales de la semana pasada, no tiene viabilidad política en la Asamblea Legislativa, por lo que su destino irremediablemente será el cajón de la basura.

La iniciativa no ofrece suficiente en cuanto a la contención de gasto y por si fuera poco, establece un IVA más alto de lo previsto con un 15%, lo cual “es una medida altamente regresiva”, de acuerdo con Edgardo Araya, líder del Frente Amplio. 

Además de los aliados habituales del gobierno, el megaproyecto fiscal también es rechazado por el PUSC, el Movimiento Libertario y Liberación Nacional.

Los tres partidos consideran que la contención del gasto, incluyendo la revisión de los pluses salariales en el sector público y varias reglas fiscales, deben anteceder cualquier intento de revisar los tributos. 

Esto porque se corre el riesgo de que al contar con nuevos ingresos, el gobierno se olvide de recortar las erogaciones y tomar medidas “antipopulares” en cuanto a la reducción de incentivos salariales y transferencias.

Para los legisladores opositores, la cadena de televisión de hace un par de semanas, en la que el presidente Luis Guillermo Solís dio a conocer al país el estado calamitoso de las finanzas públicas, “fue irresponsable” y una forma de presionar al Congreso para aprobar nuevos impuestos.

“El gobierno salió a sugerir que no habría aguinaldo y que se recortarían las ayudas sociales del Estado para presionar a la Asamblea de forma incorrecta. Creo que él debería aprovechar su popularidad para promover un recorte del gasto y liderar una verdadera reforma fiscal estructural. Así como está el proyecto, no es posible, no va para ningún lado”, dijo William Alvarado, jefe de fracción del PUSC.

Mientras tanto, la bancada de Liberación Nacional —que es la más numerosa con 18 legisladores— considera que Solís perdió dos años de su administración sin hablar del tema y reitera que no aprobaría nuevos tributos si no se recorta el gasto antes.

Este jueves, los partidos políticos se volverán a reunir con los jerarcas del gobierno, para empezar una negociación sobre el megaproyecto fiscal.

“Nuestro objetivo es que se tomen las decisiones necesarias, para garantizar que no se volverán a pedir impuestos en poco tiempo, sino que se habrá solventado el problema estructural de las finanzas públicas”, indicó Paulina Ramírez, presidente de la Comisión de Hacendarios y congresista liberacionista.

El megaproyecto fiscal incluye varios cambios en el impuesto de renta, reglas fiscales, unos cuantos cambios en los salarios públicos y la aprobación de un IVA con un 15%.

“El Gobierno no ha escuchado a nadie en este tema y sigue proponiendo las mismas cosas, con lo que no saldrá nada de nada, si seguimos por esta vía. Estamos dispuestos a escuchar, pero no esto. Creo que llegaremos al momento en que será necesario aprobar una contingencia fiscal temporal, para así conseguir oxígeno para el Estado y después entrarle al tema, pero en serio”, agregó Araya.
 

¿Qué pide el gobierno?
Debido a la falta de liquidez, el gobierno planteó el jueves de la semana pasada un megaproyecto fiscal, con una serie de propuestas para paliar el déficit.

Impuesto sobre la Renta
Se busca reducir la dispersión tarifaria existente hoy en día, tratando de homogenizar al 15% el impuesto al capital y las remesas al exterior.

Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA)
El IVA propone la ampliación de la base de contribuyentes, el aumento de la tasa imponible a un 15%

Responsabilidad fiscal
El proyecto de ley propone una regla que desacelera el crecimiento del gasto corriente, según la relación deuda del Gobierno central-PIB.

Salarios públicos
Se establecen topes a los mayores salarios, asimismo, se crea un sistema de remuneración de salarios único para jerarcas y se regulan los regímenes de prohibición, dedicación exclusiva y anualidad, estableciendo metas institucionales en el caso del último incentivo.

Fuente Casa Presidencial

 

 

Ver comentarios