Enviar
Decenas de construcciones clandestinas son investigadas por el Tribunal Ambiental
Manglar de Puntarenas con alto grado de destrucción
Afectaciones también incluyen tala, quemas desmesuradas, camaroneras, sembradíos de melón y piña e ingenios en zonas protegidas

Natasha Cambronero
[email protected]

Construcciones habitacionales, cultivos, camaroneras e ingenios que se levantaron dentro del manglar de Puntarenas son investigados por el Tribunal Ambiental Administrativo.
Durante una inspección realizada la semana pasada, los jueces ambientales abrieron un expediente a decenas de proyectos clandestinos que se levantaron dentro de zonas protegidas.
Entre los casos que están bajo la mira del Tribunal se encuentran sembradíos de melón y piña, así como ingenios azucareros, los cuales están dentro del manglar que se extiende desde el estero de Puntarenas hasta Chomes.
También encontraron viviendas, pequeños muelles e incluso la invasión de tierras por parte de precaristas.
Así mismo, varias camaroneras y salineras invaden el área del manglar cerca de Punta Morales, aparentemente sin ningún permiso, este tipo de negocio afecta cientos de hectáreas y por tal razón algunos de los casos fueron elevados a la Fiscalía de esta provincia.
El Tribunal investiga además la explotación de canteras presuntamente clandestinas que generan sedimentos, lo que ocasiona que una extensión del mangle esté reseco.
Talas ilegales y quemas desmesuradas forman parte del destructivo ambiente encontrado por los jueces en la zona inspeccionada.
“Lamentablemente, estamos encontrando gran cantidad de prácticas de afectación en un área frágil y de gran importancia para Puntarenas y para todo el Golfo de Nicoya
”, afirmó José Lino Chaves, presidente del Tribunal.
De momento no se conoce el grado de afectación del manglar, pero en un par d
e semanas el Tribunal presentará un informe mesurado de los casos que investiga.
“En los años 70 había hasta 4 kilómetros de franja de manglar tierra adentro, mientras que en la actualidad se calcula que las franjas más anchas apenas rondan entre 200 y 500 metros”, dijo Stanley Arguedas del Area de Conservación Pacífico Central del Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones, que participó en la inspección.
El 95% de las especies de peces del Golfo de Nicoya depende de este manglar, pues lo utiliza como punto de desove y alimentación.
De igual forma es el hábitat de aves, monos congo y cariblancos, garrobos, pizotes y mapaches.
Junto al Tribunal Ambiental también participaron en el operativo funcionarios de ACOPAC, INCOPESCA, del Instituto de Desarrollo Agrario, del Servicio Nacional de Guardacostas y de la Municipalidad de Puntarenas debido a la complejidad de la afectación.

Ver comentarios