Maduro aguarda respuesta de EE.UU. luego de una votación violenta
Bloomberg/La República.
Enviar

Fue teatro político del mejor cuando un Nicolás Maduro sonriente llegó a su centro electoral muy temprano el domingo para ser uno de los primeros en votar por los integrantes de una Asamblea Nacional Constituyente que reescribirá la Constitución de Venezuela, y probablemente apunte a poner fin a seis décadas de democracia.

Para el presidente, la creación de la llamada Constituyente fue otro paso más en un avance obstinado al poder autocrático frente a una condena internacional, sanciones estadounidenses, una economía por los suelos y meses de una agitación civil que se ha cobrado más de 110 vidas.

Una vez convocada oficialmente, esta nueva asamblea no tendrá un plazo establecido. Sustituirá a la Asamblea Nacional, la rama legislativa que se ha esforzado por ser un baluarte anti-Maduro. Maduro se apresta a acaparar más poder del que llegó a tener Chávez.

Si bien la oposición ha prometido mantener el ritmo de protestas casi cotidianas, la mayor amenaza es una intensificación de las sanciones por parte de Estados Unidos --el mayor comprador de petróleo crudo cuyas ventas internacionales conforman alrededor del 95% de las ganancias de Venezuela en moneda extranjera.

“La Administración Trump estableció una línea roja anunciando sanciones si la votación avanzaba, por lo que si su Administración quiere ser tomada en serio tendría que anunciarse algún tipo de sanciones”, dijo Raúl Gallegos, analista en la firma consultora Control Risks.

La elección se propuso “socavar el derecho del pueblo venezolano a la autodeterminación”, dijo Heather Nauert, portavoz del departamento de Estado. “Continuaremos adoptando medidas fuertes y rápidas contra los artífices del autoritarismo en Venezuela, incluidos quienes participen en la Asamblea Nacional Constituyente como resultado de la elección fallidas de hoy”.

La oposición denunció la votación ayer como un fraude, considerando que prácticamente todos los candidatos eran del Partido Socialista o sus aliados.Hace dos semanas, más de 7,5 millones de venezolanos votaron en un plebiscito no oficial contra el presidente y su nuevo plan para la asamblea.

Ver comentarios