Lisbeth Vindas, mujer de acero
La atleta nacional combina ambas disciplinas y demuestra no tener fronteras. Gatorade/La República
Enviar

El triatlón es uno de esos deportes que todos admiran, pero practicado por pocos. Nadar, montar en bici y correr. Tres disciplinas sin descanso que se mueven en la frontera entre la locura y la superación, dos sustantivos que, en cierto modo, forman parte del ADN de la surfista nacional Lisbeth Vindas.

La atleta costarricense dejará de lado la tabla de surf para competir en uno de los eventos más difíciles, física y mentalmente, el medio Ironman 70.3 Costa Rica, el primero que se hará en el país luego de aceptar un reto para el 18 de junio planteado por la marca Gatorade.

Vindas tendrá un nuevo reto que consiste en nadar 1,9 kilómetros, montar su bici y circular 90 kilómetros más y correr 21 kilómetros hasta llegar a la meta.

La deportista de 35 años es la referente del surf costarricense, la cantidad de campeonatos y logros nacionales e internacionales que obtuvo desde 1996 es tan amplia que necesitaríamos toda la página para nombrarlos.

Además de incursionar en un deporte desconocido para ella, a la oriunda de Jacó le hacen un documental para detallar el proceso que conlleva su primera experiencia en un evento de este tipo.

ACCIÓN conversó con Lisbeth para conocer los detalles de esta nueva travesía.

 

ENTREVISTA
Lisbeth Vindas
12 veces campeona nacional de surf


1. ¿El pasado 26 de marzo realizó la Serie de Triatlón BMW, como primera experiencia, cómo le fue y qué aprendió?

Me fue muy bien, gané mi categoría esprint en mi primera competencia. Hace dos meses desconocía lo que era el triatlón.
He aprendido mucho, colocarse bien los zapatos, hacer las transiciones de deporte correctamente y demás. Aunque acepto que me “jalé un par de tortas”. Esa vez me pasé la boya y seguí nadando y cuando me di cuenta, el grupo seguía por otro lado, pero así se aprende.
En la bici me caí y analicé mis errores. Tal vez la emoción, los nervios, pero me sentí muy bien.

2. Por ahora cuál disciplina le gusta más y cuál menos?

Siempre le he llevado miedo a la corrida. Me ha costado mucho. Por ejemplo, en bicicleta, en bajadas uno descansa, en la corrida aunque sea de bajada se hace mucho esfuerzo, por momentos las piernas no aguantan, es muy exigente.
La bicicleta es lo que más me divierte. Disfruto cada pedaleada.

3. ¿Qué diferencias vio entre el surf y el triatlón?

Yo sé nadar, pero en esta modalidad me tocó aprender a nadar casi de cero, no es lo mismo que el nadado de surfista, lleva diferente técnica. En surf requerimos preparación pero es diferente, en las olas disfruto mucho y aunque la adrenalina llega al tope con olas grandes o en competencia en heats difíciles, uno lo disfruta, la corrida uno disfruta de otra manera.

4. ¿Para el Ironman el aspecto físico debe entrenarse mucho, pero cómo hace para trabajar la mente?

Leonardo Chacón me dice que aprenda a amar el dolor, me he enfocado en que si está en la mente va a llegar a las manos, pero hay que trabajar la mente para que no sea un obstáculo.
Hay que acostumbrarse, el cuerpo se acostumbra pero la mente hay que entrenarla para que esté positiva. Uno puede descansar un segundo pero siempre hay que mirar hacia delante.

5. ¿Qué recomendación les da a las personas que también quieren ingresar por primera vez al triatlón o Ironman?

Ojalá muchos lo intenten, uno poco a poco se va conociendo y encontrando y dando cuenta del potencial que uno tiene. Hay que promover el deporte y heredarlo a nuestros hijos y familia, hay que dar lo mejor de cada quien. Les recomiendo que agarren fuerza interna de lo que encuentre, ya sea la familia, el amor o Dios.

No hay que aferrarnos a la historia, sino al potencial que podemos encontrar. Hasta no intentar los retos más duros, no sabremos qué somos capaces de lograr.

 

 

Ver comentarios