Enviar
Líderes de UE logran acuerdo

Texto consensuado sustituirá al fallido proyecto de Constitución

Lisboa
EFE

Los gobernantes de la Unión Europea (UE) llegaron la madrugada de hoy viernes a un acuerdo sobre el texto del futuro Tratado que sustituirá al proyecto de Constitución rechazado hace dos años.
El acuerdo cierra los últimos puntos pendientes planteados por algunos países y despeja el camino para que el Tratado sea firmado en diciembre, ratificado durante 2008 y entre en vigor en 2009, con lo que se cerrará el largo proceso de la reforma institucional que la UE lanzó hace más de seis años.
El acuerdo final tiene tres elementos. El primero es que los jefes de Estado y Gobierno de la UE acordaron finalmente dar a Italia un eurodiputado más y, para no sobrepasar el límite de 750 miembros del Parlamento Europeo, el presidente de la cámara quedará fuera del cómputo total de miembros.
En cuanto a Polonia, no consiguió su objetivo de incluir en el texto del Tratado el llamado “mecanismo de Ioannina”, que permite retrasar en algunos casos muy excepcionales la adopción de decisiones aunque no haya una minoría suficiente para bloquearla. Varsovia aceptó finalmente una solución que pasa por dos documentos: una declaración aneja que explica el mecanismo y un protocolo que dice que este compromiso no podrá cambiarse más que por consenso entre los 27, explicaron otras fuentes de la UE.
Por otro lado la designación del Alto Representante para Política Exterior y vicepresidente de la Comisión Europea se hará en dos fases: primero en enero de 2009 y de forma provisional hasta que sea confirmado por el Parlamento Europeo junto con la nueva Comisión que debe asumir el cargo en otoño de 2009.
La presidencia portuguesa de turno de la Unión también logró solucionar otros problemas de menor entidad planteados por Austria, Bulgaria y la República Checa.
Por otro lado Cécilia y Nicolas Sarkozy, que formaron durante años una mediática pareja de poder, oficializaron ayer su ruptura, poniendo fin a un falso “suspense” que era la comidilla del mundo periodístico y político desde hace unas semanas.
Después de anunciar, en un comunicado de quince palabras, la separación del matrimonio presidencial tras once años de matrimonio, el Elíseo puntualizó apenas tres horas después que los dos “se han divorciado por consentimiento mutuo”.
Sarkozy, que llegó al Elíseo el pasado 16 de mayo, es el primer presidente francés que se separa y divorcia durante su mandato.
El Elíseo no informó sobre las modalidades jurídicas u otras de la ruptura, pero la abogada de la ya ex pareja, Michele Cahen, reveló que el divorcio fue pronunciado el lunes pasado.
“Todo se resolvió según los términos de un convenio de divorcio, que ha sido homologado por un magistrado. No ha habido ningún problema”, dijo, y agregó que los dos protagonistas arreglaron por consentimiento mutuo “todas las consecuencias de su separación”.
La confirmación del divorcio pone fin a la situación surrealista que imperaba desde hace dos semanas, con los repetidos “sin comentarios” del portavoz del Elíseo a las preguntas sobre los rumores ensordecedores del inminente anuncio de la ruptura.
Desde el pasado 14 de julio Nicolas y Cécilia Sarkozy no han aparecido juntos en público en Francia.
Los rumores de ruptura eran alimentados por las repetidas y espectaculares ausencias de la más rebelde de las Primeras Damas en actos oficiales desde entonces: no acudió a un almuerzo con los Bush en Estados Unidos en agosto y en octubre tampoco acompañó a su marido a Bulgaria, que quería homenajearla por su papel en la liberación de las enfermeras búlgaras en Libia en julio.
El anuncio oficial hoy, cuando Sarkozy ha viajado a Lisboa para la cumbre europea, se produce en un jueves “negro” en los transportes públicos por la huelga convocada por los sindicatos, en el primer test para Sarkozy y su Gobierno conservador en el ámbito social desde su llegada al poder.
Ver comentarios