Les tiran tierra y palas a las municipalidades

Lamento mucho y miro con tremenda preocupación el juego de los agricultores en el proyecto de ley 18070, que actualmente se discute en la Asamblea Legislativa.
De verdad que le tiran tierra y palas a las indefensas municipalidades, pues su afán es liberar de un 80% a los grandes productores, y con eso ahorrarse ese dinero y así quizás poder cambiar año a año un vehículo de marca.
El sector municipal vulnerable busca el diálogo, el consenso y sobre todo la equidad tributaria en esta normativa de bienes inmuebles.
Los alcaldes y alcaldesas de este país están en la mayor disposición de sentarse a negociar, lo que se pretende es que realmente haya un equilibrio en este impuesto y sobre todo que los grandes productores realmente paguen lo que se merecen y también de proteger a los pequeños agricultores que con mucho esfuerzo y sacrificio son ejemplo para este territorio.
Para nada los gobiernos locales quieren jugar con el alimento y la producción agropecuaria de esta nación, al contrario, siempre los municipios se preocupan por habilitar caminos para que ellos puedan realizar su trabajo de la manera más honorable.
La Federación Occidental de Municipalidades de Alajuela (FEDOMA) integrada por nueve ayuntamientos de la región occidental de esta provincia, en conjunto con la ANAI, da la lucha para que realmente se establezca una justicia en este impuesto.
Señores diputados, ustedes saben la realidad, no se dejen influenciar por una marcha de agricultores, pues muchos de ellos están siendo manipulados y en peligro está el cierre de 30 a 40 municipios.
Si desaparecen, también esto traerá serias consecuencias en los comités de deportes, juntas de educación, en fin, no habrá luego quién arregle calles, y tome el rumbo de muchos de estos pueblos.
Acá no se trata de aferrarse a políticas falsas, se trata de luchar juntos por una Costa Rica pacífica, democrática y llevadera, pues ambos sectores son fundamentales para el desarrollo de este país.
Sin las “munis”, los agricultores no podrán solventar las disyuntivas del arreglo de vías, puentes, caminos, simplificación de trámites.
Así que los grandes productores deben ponerse la mano en el corazón y pagar lo que realmente deben cancelar. Con eso evitamos más manifestaciones y caos a los legisladores. No procuren ahorrarse ese montón de dinero para luego darse lujos, como anteriormente mencioné.

José Luis Jiménez Robleto
Periodista
j-jimenez@fedoma.go.cr
Ver comentarios

Notas Anteriores