Lentas expropiaciones siguen atrasando obras
En la práctica, el MOPT toma varios años para hacer las expropiaciones, al carecer a menudo de planificación y logística, dijo el abogado Daniel Rojas. Gerson Vargas/La República
Enviar

Colaboró Pablo Acuña

El desarrollo de las obras viales sigue a paso de tortuga, ya que las expropiaciones tienden a ser tan lentas como antes de 2015, cuando entraron en vigor las reformas de la Ley 7495, que rige en esta área.



El problema persiste, en parte porque el Estado a veces diseña los proyectos de manera poco eficiente, y porque tanto el sistema administrativo como el judicial no cuentan con los recursos adecuados.

Las expropiaciones para proyectos de infraestructura, no se solucionan con leyes que recorten plazos, pues eso se queda solo en el papel, dijo Natiuska Traña, asociada de Pacheco Coto.

En cuanto a la eficiencia, el Estado suele omitir labores en el proceso, al proceder con las expropiaciones sin definir las propiedades involucradas, ya que todavía no existe el plan detallado del proyecto, aseguró el abogado Daniel Rojas.

Entretanto, a menudo faltan las personas que acelerarían el proceso, sea peritos o jueces, además el propio Estado puede tardar bastante tiempo en exigir los trámites necesarios.

En cuanto a la Ley de Expropiaciones la realidad, antes y ahora, será la misma porque aunque se reforme la ley mil veces hay cosas que no se pueden cambiar, por ejemplo, no cumplir con el debido proceso, comentó Enrique Herrera, perito valuador del Poder Judicial.

El proceso, en teoría, iba ser más rápido que antes, ya que el Estado puede tomar posesión de una propiedad a no más de 60 días de que el juez dictamine una resolución de desalojo, tras haber recibido el avalúo del perito administrativo.



El dueño de la propiedad puede demandar al Estado por un monto mayor del avalúo; sin embargo, esto no atrasaría el desalojo.

Bajo la ley anterior, no se podía hacer la expropiación hasta que terminara la demanda por la cuantía.
 
Entre los proyectos atrasados al menos por las expropiaciones están Circunvalación Norte y las carreteras a San Ramón y a San Carlos.


TEORÍA vs REALIDAD


En buena teoría, el desarrollo de las obras se agilizaría, tras la reforma de la ley que rige en el área de las expropiaciones; sin embargo, los avances a menudo no se realizan, tanto por los errores al aplicar los procedimientos como por la escazes de recursos (la columna de “Teoría” se refiere a cómo pretende operar la ley en los casos en que el dueño rechaza la oferta del Estado; la columna de “Realidad” señala lo que suele suceder en la práctica; el ente estatal que trata de expropiar en los casos de obras viales normalmente es el MOPT).

201704051818420.530-recuadro-10-11.jpg

Fuente: Abogados especializados, así como administración estatal


DESORDEN


Las expropiaciones de las obras viales, normalmente realizadas por el Ministerio de Obras Públicas y Transporte, tienden a ser lentas, pese a que una reforma de ley en 2014 que pretendía agilizarlas.

Daniel Rojas Pochet

Socio
Alpha Legal

En la práctica el MOPT carece de planificación y logística, ya que los estudios previos se hacen de forma incompleta, no cuentan todos los elementos, planos, certificaciones, estudios, diseños constructivos, por lo que se desconocen a ciencia cierta, las áreas y derechos que se deben expropiar.
A pesar de contar con estudios previos incompletos, inician la expropiación en sede administrativa, y sobre la marcha empiezan a completar los mismos, ocasionando atrasos en la etapa administrativa. Dicha situación, hace que el proceso de expropiación sea accidentado, ya que la premura estatal de evitar sanciones, los lleva a tramitar los procesos de forma indebida y sin planificación.
Otro problema actual es que el MOPT ha decidido no hacer avalúos a los comercios, en espera de que se vayan por su voluntad, solo hasta que pelean es que inician el proceso.

Enrique Herrera

Perito Valuador
Poder Judicial

En cuanto a la Ley de Expropiaciones la realidad y la ley, antes y ahora, será lo mismo porque aunque se reforme la ley mil veces, hay cosas que no se pueden cambiar, por ejemplo, no cumplir con el debido proceso.
Estas son condiciones supranacionales.
Si el Estado no notifica debidamente, si no concede el legítimo derecho a la defensa, si no hay doble instancia, si las resoluciones no se ajustan a la ciencia, a la técnica, el sentido común, la sana crítica y el derecho, si las sentencias no garantizan el patrimonio y si el pago no es previo.
No hay forma de darle rapidez al proceso.
La única forma es comenzando por el principio: hacer bien los avalúos, nombrar a verdaderos peritos, y revisar los informes contra un manual.

Natiuska Traña

Asociada
Pacheco Coto

Las expropiaciones en Costa Rica para proyectos de infraestructura no se solucionan con leyes que recorten plazos, pues eso se queda solo en el papel.
Se requiere una organización y planificación de la Administración, desde la realización de avalúos administrativos adecuados, hasta el seguimiento apropiado de cada expediente, para que se reduzcan los tiempos en el Juzgado Contencioso Administrativo y la presión no recaiga en los jueces que tramitan los procesos.
Se debe dar prioridad a los temas de interés público general y lograr la indemnización justa de los expropiados, así como la ejecución de las obras en los plazos requeridos, para esto se necesita voluntad y eficiencia de todos los actores involucrados.


AFECTADOS


Las expropiaciones lentas atrasan varias obras viales, incluidas las siguientes.

  • Circunvalación Norte
  • Vuelta de Kopper – Bajos de Chilamate
  • Carretera a San Carlos
  • Rotonda Garantías Sociales
  • Rotonda La Bandera
  • Intersección Guadalupe
  • Ampliación Puente Saprissa
  • Limón – Río Frío
  • San José – San Ramón
  • Cañas – Barranca
  • Florencio del Castillo – Garantías Sociales

 

Ver comentarios