Setena dejaría de ser un obstáculo para construir obra pública
El Estado podría restringir el campo de acción de la Secretaría Técnica Ambiental por medio de decreto, sin necesidad de una ley, considera Antonio Álvarez, precandidato de Liberación Nacional. Archivo/La República
Enviar

El permiso ambiental que otorga la Setena para ampliar o mejorar la obra pública existente, dejaría de ser un obstáculo.

Reducir el ámbito de acción de la Secretaría Técnica Ambiental, es parte de las propuestas que hace el precandidato liberacionista Antonio Álvarez, para reducir el histórico rezago del país en infraestructura.
La idea es que las carreteras, puentes, edificios o zonas urbanas ya impactadas, no requieran nuevos estudios ambientales para desarrollarse.
Asimismo, propone que la Setena solamente tenga injerencia cuando se trate de una nueva de obra de infraestructura, como podría ser una planta hidroeléctrica, o un camino o carretera que necesariamente implique “pasar por media montaña”, dijo el verdiblanco.
La decisión del precandidato se debe a las carencias en infraestructura de hace más de 30 años y a los 42 mil expedientes que en estos momentos desbordan la capacidad de acción de la secretaría ambiental.
“Esta decisión nos permitirá avanzar en infraestructura y concentrar a la Setena en lo que es verdaderamente importante. No tiene sentido pedir permisos sobre obras ya impactadas, cuando podríamos desahogar esa institución y fomentar el desarrollo nacional”, expresó el precandidato.


Y es que la Setena se ha convertido en los últimos años en un obstáculo adicional a la gran maraña legal, que hoy día afecta a este importante sector de la economía.
Por ejemplo, la ampliación y mejora de la ruta 32 en Limón no ha comenzado aún, porque fue hasta diciembre anterior que la Setena dio su permiso ambiental, a pesar de que por esa vía ya pasan miles de vehículos diariamente.
Para dar el permiso de impacto ambiental, la institución duró unos seis meses.
Si la propuesta de Álvarez hubiera estado vigente, ya hubieran iniciado las obras.
Hace cuatro años, cuando Álvarez fue jefe de campaña de la tendencia de Johnny Araya, Liberación Nacional prometió acabar con este “cuello de botella”, el cual es criticado por el sector empresarial aún.
La propuesta que hace el verdiblanco es vista con buenos por Marco Arroyo, presidente de la Setena, quien reconoce que la capacidad de reacción de la institución ha sido “desbordada” y por eso se requieren cambios.
“Estamos trabajando en una propuesta para hacer más ágil el trabajo de la Setena y creo que la idea del señor Álvarez podría encajar en ese perfil. Nosotros celebramos que el tema se ponga sobre la mesa de discusión, ya que si queremos mantener a la Setena con las mismas atribuciones, se requieren muchos más recursos, o bien, quitarle tareas, para que puede ser más eficiente”, dijo Arroyo.
Actualmente, Setena hace evaluaciones de impacto ambiental y monitorea obras ya construidas, entre otras tareas y se estima que al año, se agregan unos 2.500 nuevos expedientes.
Por otra parte, Álvarez tiene entre sus planes crear un juzgado especial de expropiaciones, con el objetivo de que el Estado no pierda años tratando de negociar con los dueños de terrenos.


REZAGO EN OBRAS


Costa Rica ocupa los últimos lugares en cuanto a infraestructura, de acuerdo con el último informe de Competitividad Global dado a conocer hace pocos días.

67

el lugar que ocupa Costa Rica en cuanto a infraestructura en general


115

posición en cuanto a competitividad de las carreteras


$2 mil millones

la cantidad de dinero que tiene el país en préstamos aprobados para este sector que están en ejecución


Más de 10 años

Ciertos proyectos como la ruta 32, la carretera a San Ramón y ruta a San Carlos, llevan más de diez años de planeación

 



Ver comentarios