Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Laura 2011

Arnoldo Mora [email protected] | Viernes 21 enero, 2011



Laura 2011


Es ya un lugar común en nuestro medio decir que este año como todos los segundos años de todo gobierno es el decisivo para la presidenta Chinchilla. Lo que haga o deje de hacer en este breve periodo marcará en gran medida el resto de su cuatrienio. Ciertamente el acontecer político de nuestros tiempos está lleno de sorpresas, por lo que luego de este segundo año, podrían darse eventos que marquen este periodo histórico; pero sin duda lo que en los próximos 12 meses suceda tendrá una repercusión negativa o positiva para el futuro inmediato del país.
Por el momento, lo que se vislumbra de mayor trascendencia puertas adentro, es la discusión en torno al paquete tributario enviado por el Ejecutivo al Legislativo. Su importancia radica en el reconocimiento del hecho de que el ariato, no solo vació las arcas públicas, sino que dejó un déficit fiscal de proporciones catastróficas. Pero hay algo más grave aún. La propuesta del gobierno muestra un trasfondo ideológico que pone de manifiesto el tipo de Estado y, por ende, la concepción de la política que el grupo gobernante tiene.
Pero si algo ha sido novedoso en este caso, es que no solo los partidos que están en la oposición han mostrado fuertes críticas lo cual es normal por diversos motivos a uno u otro punto de la propuesta del ministro Herrero, y el vicepresidente Liberman  máxima autoridad en material económica en Zapote, como lo mostró a inicios de este cuatrienio al provocar la salida de Francisco de Paula Gutiérrez hombre fuerte en ese campo en tiempo de los Arias sino que la propia bancada ”oficial” muestra enormes grietas que los Arias han aprovechado para dar signos una vez más de que no todo en Zapote es de su agrado. En consecuencia, la repercusión política de esa propuesta de gravamen tributario ya se ha convertido en el mayor terremoto interno de esta administración.
En Zapote están advertidos: en Cuesta de Moras la bancada mayoritaria solo aprobará aquello que convenga a los intereses de los Arias. Si Laura se encargó de mostrar en este primer año que los problemas del gobierno no los causó ella sino que los heredó de su antecesor, la misma receta le aplicará Rodrigo. Laura está más sola que nunca. La tempestuosa renuncia del diputado Zúñiga, unido por vínculos familiares su esposa es prima de los Arias solo puede interpretarse de esta manera. Es evidente que los partidos de oposición usarán la misma medicina, pues esa es su misión en un régimen democrático.
Esto por lo que a las consecuencias políticas se refiere. En cuanto a la propuesta en sí, se trata de más de lo mismo: cargar la crisis fiscal en espaldas de los sectores medios y populares, cuando quienes deben pagarla, aquí como en Europa y Estados Unidos, es el sector financiero que es el responsable de la crisis mundial…Pero perdamos cuidado: Luis Liberman se encargará de salvaguardar los intereses de ese poderoso sector. Para eso está en Zapote.
En cuanto a las grandes trasnacionales que no pagan impuestos, Anabel González es su poderosa representante y su marido, Francisco Chacón, su vocero en Cuesta de Moras.
Desde el punto de vista estructural, lo mas grave de este paquete es que agudiza la brecha social y, con ello, la inestabilidad política del país y el incremento de la violencia y el narcotráfico.
Desde el punto de vista ético, es intrínsecamente perverso, pues los impuestos directos son los únicos admitidos por la justicia distributiva. Todo impuesto indirecto es inmoral. Esa es una de las mayores tragedias de América Latina, pues mientras que en Europa y Estados Unidos el capital paga más del 30% en impuestos directos, en Costa Rica solo lo hace en un 14%. La propuesta de este gobierno no cambia nada, por lo que en buena medida la medicina resulta igual o, quizás, peor que la enfermedad.

Arnoldo Mora