Leiner Vargas

Leiner Vargas

Enviar
Martes 7 Enero, 2014

Si de algo les sirve a mis lectores, les daré lo que a criterio propio considero será en lo económico el año 2014


Las pintas de 2014

Casi como la tradición campesina de hablar de las pintas de enero en el clima, esas que decían nuestros abuelos son el reflejo que los primeros 12 días del año tienen en el clima de los siguientes 12 meses, los economistas tenemos la muy poco atinada tradición de dar nuestros pronósticos económicos anuales en estas fechas de enero. Ateniéndose a lo dicho sobre la cientificidad de los pronósticos en nuestra profesión y si de algo les sirve a mis lectores, les daré lo que a criterio propio considero será en lo económico el año 2014.
Es muy probable que la inflación de 2014 sea entre uno y dos puntos porcentuales mayor que la de 2013, sobre todo por el desbalance de las cuentas públicas y la estrecha capacidad del país para seguir apostando a un esquema cambiario y monetario restrictivo. Resultado de una mayor inflación, la tasa de interés pasiva tenderá a subir en el segundo semestre del año llegando a situarse entre siete y ocho por ciento. Es muy probable que el crecimiento del PIB suba a 4,5 por ciento en el año y que el desempleo abierto disminuya a un 7% de la PEA, sobre todo, por el efecto del crecimiento en las actividades de construcción y algunos sectores agrícolas que mejorarán su perfil en la segunda parte de 2014.


El año 2014 verá un acuerdo nacional para resolver el tema fiscal y una reforma sustantiva a la ley orgánica del Banco Central, que incluirá en sus objetivos primarios el crecimiento y el empleo, adicional a la inflación y estabilidad del sistema financiero que tenemos en la actualidad. Es bastante probable un acuerdo en Banca de Desarrollo y de pensiones de la CCSS también. Se revertirá la tendencia cambiaria durante el tercer y cuarto trimestre del año, generando mayor estímulo a las exportaciones que superarán el estancamiento de 2013 y mejorarán su performance para 2014 y 2015 respectivamente.
Será razonable terminar con un tipo de cambio cercano a los ¢600 para cuando termine 2014. Es muy probable que el país tenga varios proyectos grandes de inversión extranjera directa durante el segundo semestre de 2014, una vez se defina el escenario electoral de los próximos cuatro años, lo que avecina un ciclo de crecimiento mayor al menos en 2014 y 2015.
Todo lo anterior será altamente probable y razonable, en tanto no exista un viraje fuerte en lo electoral que ocasione ajustes en lo económico y que aleje del país la inversión extranjera o que existan eventos extraordinarios en el clima, los desastres naturales o las circunstancias externas de la economía internacional.
Si eso se diese se tendría un impacto sustantivo en la trayectoria y confianza del sistema económico en el país y como tal, en los resultados de 2014.
Como decimos en el campo, si no llueve hace verano, con todo y eso, en materia económica siempre es mejor cargar el paraguas, por si acaso.

Leiner Vargas

www.leinervargas.com