Enviar

La UE se resiste ante presión para armar a rebeldes

201303221510081.siria1.jpg
AFP/La Republica
Dublín (EFE) - La mayoría de países de la Unión Europea siguieron resistiéndose hoy a los llamamientos para que se permita suministrar armas a la oposición siria hechos por Francia y el Reino Unido, que insistieron en que el refuerzo militar de los rebeldes es la única vía para hacer que el régimen de Damasco negocie.

"Para lograr una solución diplomática y política en Siria es necesario que continuemos apoyando sobre el terreno a la coalición nacional", advirtió el ministro británico de Exteriores, William Hague, antes de reunirse con sus homólogos europeos en Dublín.

Londres cree que ese respaldo debe ir "más allá" del actual suministro de equipos "no letales" dado el "continuo deterioro" de la situación en el país, y considera que hay "sólidos argumentos" a favor del "levantamiento del embargo" de armas europeo.

Esa línea, defendida incluso con más vehemencia por Francia, sigue provocando un fuerte escepticismo entre la mayoría de los países de la UE, cuando no una oposición frontal como la que volvió a expresar hoy Austria.

"Estamos totalmente en contra", aseguró a los periodistas el ministro austríaco de Exteriores, Michael Spindelegger, para quien la entrada de más armas en Siria sólo provocaría "una mayor escalada" del conflicto y, además, obligaría a Viena a revisar la presencia de sus cascos azules en los Altos del Golán.

Sin ser tan claros como Spindelegger, otros ministros presentes en la reunión informal de Dublín subrayaron hoy sus dudas sobre la iniciativa franco-británica, apuntando especialmente a la posibilidad de que el armamento termine en manos de grupos radicales.

La insistencia en la vía de la diplomacia es "la apuesta mayoritaria" en el seno de la Unión, según dijo a Efe el secretario de Estado español para la UE, Íñigo Méndez de Vigo, que representó al país en el encuentro.

En ese grupo de países figura una de las grandes potencias europeas como es Alemania, cuyo Gobierno es "reacio" a que se faciliten armas a la oposición, según indicó hoy el titular de Exteriores, Guido Westerwelle, que sin embargo mostró una mayor disposición a discutir que en ocasiones anteriores y que insistió en la necesidad de que Europa se mantenga unida.

Londres y París volvieron a insistir en que su voluntad sigue siendo encontrar una solución política al conflicto, una posibilidad que consideran que ganaría visos de realidad con una oposición más fuerte.

"Hay que dejar claro que si levantamos el embargo es para permitir desbloquear la situación política y ayudar a la resistencia", explicó el ministro francés, Laurent Fabius.

El jefe de la diplomacia francesa reconoció que entre los Veintisiete "hay puntos de vista diferentes" y abogó por seguir negociando para tratar de lograr una postura común antes del fin de mayo, cuando expira el actual régimen europeo de sanciones a Siria, incluido el embargo de armas.

Hague ya evocó hoy la posibilidad de que finalmente no se opte por un levantamiento total, sino por la introducción de "enmiendas" al mismo, para ampliar el tipo de apoyo material que Europa tiene permitido facilitar a la oposición siria.

Entre los equipos "no letales" que países como el Reino Unido y Francia han enviado a Siria figuran vehículos blindados y equipamiento de protección personal.

Mientras, los rebeldes piden armas y municiones, principalmente cohetes antiaéreos y antitanques, e insisten en que con el apoyo militar adecuado podrían derribar al régimen en poco tiempo.

Británicos y franceses cuentan a su favor con la fecha del 31 de mayo, cuando a falta de acuerdo unánime quedaría sin efecto el embargo de armas que les daría vía libre para actuar, pero que también podría provocar la eliminación de las importantes sanciones económicas y diplomáticas impuestas al régimen de Damasco.

Fuentes comunitarias dejaron hoy claro que "nadie quiere que las sanciones caigan" y aseguraron que el compromiso es trabajar durante los próximos dos meses para lograr un acuerdo entre los Veintisiete.

Agencia EFE

Ver comentarios