La seducción figura
Enviar

La seducción de la figura humana

 

Estaban guardadas, custodiadas desde hace muchos años, deseosas de encontrar un espacio donde comenzar a dialogar con la gente. Son obras de artistas costarricenses que la mayoría nunca ha visto. Ahora pueden hacerlo.

Pertenecen a la colección de 363 piezas de arte que desde la primera mitad del siglo pasado atesora el Museo del Jade y de la Cultura Precolombina (MJCP), del Instituto Nacional de Seguros.

Dicen que una obra de arte solo está completa cuando se enfrenta al público porque cada quien podrá interpretarla y sentirla, de un modo diferente.

Para empezar a generar estos encuentros, fueron elegidas en el museo las pinturas y esculturas que representan a la figura humana, de diversos creadores nacionales.

¿Por qué la figura humana? Quizás por ser una característica presente en la historia del arte siempre.

Desde la pintura rupestre, en el período paleolítico, encontrada en rocas y cavernas, hasta hoy, pasando por diferentes etapas en su evolución, como el arte egipcio, el griego, el de la Edad Media, el del Renacimiento hasta el vanguardismo, siempre ha estado la figura humana.

Lo femenino, los niños, el desnudo, miniaturas, retratos, la familia y lo maternal comparten el espacio en esta galería, por  un tiempo, mostrando cómo en la historia del arte nacido en Costa Rica, también está presente la figura humana.

Lo podemos ver, por ejemplo, en la imagen de  una niña que el pintor Gonzalo Morales ubica en un espacio deshabitado, iluminando así partes inexploradas de la vida cotidiana e invitando a la reflexión.

Pero también en obras en las que está presente lo femenino como algunas de Francisco Amiguetti, Lisímaco Chavarría, Fernando Carballo y Cesar Valverde entre otros.

La figura humana desnuda, con toda su fuerza y sensualidad, se manifiesta en obras como la escultura “Dolores” del maestro Francisco “Paco” Zúñiga, en donde se pueden ver ya los inicios de un artista que evolucionó hasta convertirse, en México, adonde se trasladó a residir, en un creador de gran reconocimiento mundial.

O el desnudo en “La Familia”, también de Zúñiga, que hoy se exhibe de manera permanente e inamovible en la parte exterior del edificio central del INS.

Sobre el maestro Zúñiga, el investigador Luis Ferrero, ha dicho que “…supo asimilar las potencialidades creadoras de los artistas precolombinos y entender que si realmente deseaba un arte  universal debería ahincarse en lo primigenio de su pueblo”.

Y ese pueblo ahora cuenta con una galería más, con dimensión suficiente para exhibir estas obras, ya que estarán expuestas hasta el 9 de enero de 2015.

Pero después vendrán otras de la colección del Museo y una de las grandes iniciativas de Sergio Alfaro, actual Presidente Ejecutivo del INS, que ojalá se concrete, es que se exhiban también en estas salas el resto de obras de arte que poseen otras instituciones del Estado.

Los tour operadores disponen también de un atractivo más para los visitantes que quieran regresar a sus países conociendo algo sobre arte costarricense creado en el siglo pasado.

Además, también podrán visitar la galería, guiados por maestros o familiares, los niños y adolescentes. Ellos merecen saber acerca de algunas de las obras de los artistas nacidos en Costa Rica y cómo expresaron sus sentimientos e ideas.

Cruce la puerta hacia la fascinación del arte..

 

Editores jefes: Carmen Juncos y Ricardo Sossa / [email protected][email protected]

 


Ver comentarios