Leiner Vargas

Leiner Vargas

Enviar
Martes 6 Marzo, 2018

Reflexiones

La UNA es más que una encuesta

La semana pasada la Universidad Nacional fue objeto de múltiples críticas por la publicación de la encuesta del Instituto de Estudios en Población (IDESPO), de la Facultad de Ciencias Sociales de la institución. Ha sido muy lamentable la forma como se ha tratado a la UNA en medios y redes sociales. No quiero justificar a los autores o a quienes en la institución autorizaron la publicación de dicha encuesta, que claramente refleja inconsistencias de forma y fondo. En medio de la disputa de corto plazo, que ha marcado esta segunda ronda electoral, algunos han pretendido llevar agua a sus molinos, dándole a la encuesta poderes extraordinarios o difundiendo, parcialmente sus resultados. Esto de contar a medias las historias o de pretender generalizar desde una parte, el resultado del todo agregado, no les queda bien a unos y otros.

No se vale pretender inferir que, porqué el rector es partidario del Partido Acción Ciudadana, amigo personal del Presidente y del candidato del PAC, la Universidad en su conjunto ya es simplemente un lugar parcializado. Sería equivalente a inferir que otros recintos y universidades dónde el rector tiene un color partidario, también son nichos exclusivos de uno u otro partido político. La Universidad es tan política como la sociedad, tiene un multicolor de personas, de ideologías, de posiciones, de intereses y por supuesto, nadie en la Universidad es neutral. Todos y cada uno tendrán su forma de pensar, su forma de opinar e inclusive, su máxima decisión de definir qué es o no lo mejor para el país. Es precisamente la Universidad el lugar donde se expresa esa libertad con mayor énfasis y la diversidad debe respetarse.



No es de recibo que personas que han sido parte o inclusive, han sido formadas en esta institución, vengan a denigrar a la UNA a estas alturas del siglo XXI, de la forma en cómo se han manifestado en redes sociales o inclusive en algunos medios de comunicación. El odio y la sinrazón no pueden cegar a los seres humanos y confundir el enemigo. No puedo dejar pasar el hecho de que en tantas ocasiones la UNA ha sido garante del éxito de los costarricenses. Estamos en múltiples procesos de apoyo a la sociedad y somos participes de muchos triunfos y resultados. Hemos sido una institución pionera en diversos temas y lo seguiremos siendo. Intentar reducir la UNA a los resultados de una encuesta es mezquino y falto de todo sentido común.

Podría contarles la importancia del trabajo de la UNA en la formación de profesores y maestros, el valor de los procesos de creación de capacidades de extensión e investigación en campos de la ciencia y la tecnología que van desde la física médica hasta la medicina natural, desde las ciencias del mar y la biología hasta la geología y la vulcanología, desde la química aplicada hasta los impactos del cambio climático en los mares y ecosistemas terrestres. Hemos sido objeto de múltiples premios a la cultura y la recuperación de nuestras tradiciones y nos enorgullece el contar con los científicos más calificados en materia de medición de la calidad del aire. La UNA ha sido pionera en múltiples investigaciones sobre el cáncer, sobre el Chagas y sobre el comportamiento bacteriano, al igual que hemos sido pioneros en investigaciones de nuestras especies de mamíferos y su rol en los ecosistemas. La UNA ha hecho historia aplicada y entregado un sinfín de resultados en materia de políticas públicas, destacándose en campos como los derechos humanos, la cultura de paz y la gestión del patrimonio. Somos una Universidad que no ha tenido temor de enfrentarse a los desafíos de las tecnologías de información y estamos trabajando de la mano de múltiples empresas multinacionales presentes en el país.

Somos pioneros en los procesos educativos de los grupos indígenas y hemos sido participes de la recuperación de la cultura y el conocimiento en los grupos afrocaribeños. Sí, la UNA ha sido motor del trabajo de las microempresas, al igual que hemos contribuido en la agenda global de las cuencas fronterizas, hemos dado pasos importantes en la reutilización de residuos y la producción orgánica al igual que somos pioneros en empujar procesos de transformación de nuestras agroindustrias rurales. Podría seguir contando el aporte de nuestras sedes regionales, el trabajo de miles de estudiantes voluntarios y los esfuerzos en distintos ámbitos de la ciencia, la tecnología, la educación, la cultura y el arte. Pero bien, eso solo para decirles que la UNA es mucho más que una encuesta y que quienes han querido reducir nuestro aporte a un contexto estrecho de intereses mezquinos de unos pocos, no están viendo con lentes largos el papel de la institución.

La UNA debe mejorar en múltiples campos, generar más y mejor conocimiento, fortalecer y transformar su docencia, aumentar su potencial e impacto en los distintos grupos y actores sociales. No digo que somos perfectos, pero somos una institución ampliamente comprometida con el desarrollo del país. La encuesta de IDESPO nunca debió haberse difundido de la forma en como se difundió o quizás, debió ser objeto de mayores filtros antes de su difusión, pero no se puede ni se debe evaluar el trabajo la institución en la lupa de un proyecto pequeño y al parecer carente de recursos suficientes, como lo ha sido la encuesta del IDESPO.

www.leinervargas.com