La estructura tradicional del empleo no es sostenible
Foto con fines ilustrativos. Shutterstock/La República
Enviar

La estructura del empleo tradicional fue diseñada en un contexto de las primeras etapas de la industrialización. No existían todos los mecanismos actuales para poder comunicarse con un equipo a la distancia: correo electrónico, teléfonos inteligentes, WhatsApp, Skype, Slack, Google, etc.

La tecnología permite desde hace varios años la comunicación inmediata y la modificación de documentos de manera compartida entre personas que se encuentran en distintas ubicaciones de un país o del mundo.

A pesar de todos estos avances, en 2017, todavía existen organizaciones que se resisten a aprovechar este recurso para aumentar su productividad y mejorar la calidad de vida de su personal.

Los horarios rígidos y la resistencia al teletrabajo han mostrado ser una desventaja competitiva para las empresas en la retención de talento de una generación que valora la flexibilidad y el balance entre su vida personal y laboral.

¿Cómo puede retener el mejor talento en su organización en la Cuarta Revolución Industrial?

Nos encontramos frente a la Cuarta Revolución Industrial donde la tecnología, la robótica, la inteligencia artificial, el internet de las cosas, entre otros, han revolucionado la manera de hacer negocios, señala Klaus Schwab fundador del Foro Económico Mundial.

Esto ha sido el tema de discusión en las reuniones del 2017 del Foro Económico Mundial y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Suiza.

La OIT señala que para el año 2020, la generación millennial representará el 50% de la fuerza laboral. Está población presenta un reto para el sector empresarial, ya que no está dispuesta a sacrificar su vida personal por el trabajo y se caracteriza por tener una mayor rotación entre empleos.

La última Encuesta Millennial de Deloitte (2017) indica que un 38% de millennials no tienen la intención de permanecer en su mismo empleo de aquí al 2019. El estudio expone que esta población nacida después de 1982 muestra mayor lealtad a los empleos flexibles que le permiten crecer en el ámbito profesional y personal.

¿Cómo puede innovar su empresa para retener el mejor talento y capitalizar los recursos?

Fácil, siguiendo estos dos consejos:

1- Rediseñe su concepto de lugar de trabajo. Las y los costarricenses pierden entre 3 y 4 horas diarias sentados en una presa, lo cual representa entre 30 y 40 días al año. Ahorrar este tiempo a través de políticas de horario flexible y teletrabajo es un ganar-ganar para la empresa, sus colaboradores y el planeta.

No incurra en gastos de alquiler de oficina hasta que lo considere necesario. Usted puede visitar a sus clientes o reunirse en cafeterías. Costa Rica ya cuenta con diversos espacios de trabajo colaborativo donde puede alquilar una oficina para los momentos específicos que requiere.

2- Fomente una cultura de responsabilidad y liderazgo, no de control. Fomente la responsabilidad y la confianza en su equipo de trabajo, no el control. Establezca un sistema de evaluación de desempeño basado en resultados y no en el control del tiempo y la presencia física en la oficina. Esto le permitirá supervisar de una manera más eficiente, profesional y medible. Mantendrá a su equipo motivado a demostrar su productividad para seguir gozando de este beneficio.

El cambio climático, la globalización, los cambios generacionales y las nuevas tecnologías exigen y proponen nuevas formas de trabajo que permiten: mayor productividad, disminuir la huella de carbono y las brechas de género, aumentar el impacto global y la calidad de vida. Las empresas pueden recurrir a la asesoría de expertos como Reinventing Business for All para dar el paso correcto hacia la Cuarta Revolución Industrial e implementar las nuevas metodologías para la gestión del talento humano que aumentaran su competitividad en el mercado.

Cynthia Castro

Socia y Directora de Desarrollo Humano

Reinventing Business for All - RBA

[email protected]

8383-7466

www.grupo-rba.com

 


Ver comentarios