Enviar
Kim Jong-il alienta especulaciones de sucesión

Kim Jong-il, líder comunista norcoreano, llegó ayer a China en su segundo viaje por sorpresa en este año a su principal aliado, algo que ha hecho reavivar las especulaciones sobre su posible sucesión, según medios surcoreanos.
El tren blindado de Kim atravesó la frontera a primera hora de la madrugada de este jueves en su camino a la ciudad china de Jian, apenas unas horas después de que el ex presidente de EE.UU. Jimmy Carter llegase a Pyongyang, indicó un portavoz de la Casa Presidencial surcoreana citado por la agencia local Yonhap.
Ya en la tarde de ayer, Kim visitó un colegio de enseñanza secundaria en la provincia china de Jilin donde en la década de los 20 estudió su padre, Kim Il-sung, fundador de Corea del Norte, según aseguró un alumno de esa escuela a la cadena británica BBC.
La agencia Yonhap no descarta que Kim Jong-il, de 68 años, viaje acompañado de su hijo menor, Kim Jong-un, de 26 años y a quien se considera su posible sucesor al frente de la dictadura estalinista, aunque este extremo no ha sido confirmado.
Ni Pekín ni Pyongyang han informado del viaje del hermético líder norcoreano, como es habitual, pues siempre dan noticia de sus visitas una vez han concluido.
No obstante, los escasos viajes al exterior del líder comunista norcoreano se desvelan porque suele ser visto en algún momento en sus largos recorridos en tren (nunca viaja en avión) y porque los medios surcoreanos siguen de cerca esas visitas.
Este sexto viaje a China de Kim Jong-il ha comenzado el día en que llegó a Pyongyang Jimmy Carter, quien viajó a Corea del Norte para lograr la liberación de un compatriota detenido desde enero y condenado a ocho años de trabajos forzados.
Más que su segunda visita a China desde mayo, lo que se esperaba era una entrevista de Kim con Carter, al igual que ocurrió el año pasado cuando el también ex presidente de EE.UU. Bill Clinton voló a Pyongyang para liberar a dos periodistas norteamericanas. Por ello este viaje del “amado líder” norcoreano a China ha sido una total sorpresa para los observadores surcoreanos, que especulan con una posible consulta de Kim a su aliado sobre su sucesión, más peticiones de ayuda económica o la posibilidad de reanudación de las negociaciones sobre desarme nuclear.
Pero los analistas ponen especial énfasis en una posible consulta sobre la sucesión en el única dictadura comunista hereditaria del mundo, ya que se cree que en agosto de 2008 Kim Jong-il sufrió un derrame cerebral y su aspecto es frágil desde entonces. Varios indicios alientan esa hipótesis, especialmente la convocatoria en septiembre de una reunión especial.

Seúl
EFE

Ver comentarios