Jugueteros enfrentan demanda de piezas artesanales
Enviar
Jugueteros enfrentan demanda de piezas artesanales


Oslo -- El fabricante de juguetes británico Colin Carlson soportó días de 12 horas de trabajo para producir una cantidad récord de juguetes hechos a mano en su taller Creations in Wood. Por el salto en las ventas debe agradecerle a su mayor competidor: China.
Los pedidos de sus caballitos, caracoles y motocicletas de madera han subido 25% frente a la Navidad anterior, ya que una oleada de retiros afectó a los juguetes de fabricación china por su posible contenido excesivo de plomo o imanes que pueden tragarse.
“Todo el mundo está trabajando los fines de semana”, dijo Carlson, un artesano barbado y presidente del grupo del sector British Toymakers Guild, bastante parecido físicamente a Papá Noel. “Con el problema chino, muchísima gente decidió volver a los juguetes británicos”.
En toda Europa y Estados Unidos, los gnomos de Santa Claus se han beneficiado porque los padres buscan regalos fabricados localmente para sus hijos, tanto traviesos como bien educados. American Plastic Toys Inc. de Walled Lake, estado de Michigan, contrató cerca de 30 trabajadores adicionales y mantuvo la producción de sus cocinas de juguete y escritorios para chicos durante seis días a la semana. K'NEX Brands LP de Hatfield, estado de Pensilvania, añadió un tercer turno de producción y extendió las horas de planta de 16 al día a 24.
Ambas compañías dicen que están exhibiendo el anuncio “Made in USA” (Fabricado en Estados Unidos) más prominentemente en sus empaques para captar la atención de los consumidores.
“Los padres están asustados”, dijo Michael Araten, director general de K'NEX, que fabrica kits de construcción de plástico, incluida la montaña rusa Serpent's Spiral de un metro y medio de altura y un precio cercano a los $60. “La fabricación en Estados Unidos es la única forma de asegurarnos de que la calidad y seguridad de nuestros productos estén a la altura de nuestras normas”.
Araten estima que las ventas de 2007 subieron 30%, su mayor avance en al menos cuatro años. La línea telefónica de atención al consumidor de K'NEX recibió innumerables llamados de padres que preguntaban dónde se fabricaban sus juguetes, tan pronto como los primeros retiros se hicieron públicos.
Desde junio, más de 34 millones de juguetes y otros productos hechos en China han sido retirados por compañías de Estados Unidos. China es presionada por Estados Unidos y la Unión Europea para que refuerce su reglamentación sobre seguridad de los productos.
Los fabricantes tradicionales dicen que la demanda reivindica su decisión de poner énfasis en la alta calidad aun si deben cobrar más.
Croglin Designs en Cumbria, norte de Inglaterra, de Ian Butler, usa maderas locales y aceites naturales no tóxicos para producir formas geométricas que son tanto juguetes como piezas artísticas. “El susto por China ha tenido un impacto”, dice.
Las opciones tradicionales podrían provocar algunos berrinches por la decepción de los chicos el día de Navidad.
Algunos de los juguetes más populares de esta temporada navideña vienen de China, como las muñecas Hannah Montana hechas por Jakks Pacific Inc.; Hot Wheels, de Mattel; los juguetes para preescolares Dora la Exploradora, de Fisher-Price, y los Smart Cycles, con los cuales los chicos realizan juegos educativos mientras pedalean, según Chris Byrne, editor colaborador de la revista Toy Wishes.
“Si tienes entre cuatro y seis años, el único país que te importa es el Polo Norte”, dijo. “Los chicos están escribiendo al Polo Norte para pedir los juguetes de onda que quieren. Si en cambio Santa Claus les trae un juguete tallado a partir de cierto árbol de Minnesota, ¿qué dice eso sobre su relación?”.

Ver comentarios