Inversores en mercados emergentes apuntan a políticas
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República.
Enviar

Durante los años de prosperidad, cuando la demanda china parecía insaciable y los precios de las materias primas inspiraban confianza, el equipo de mercados emergentes de Stone Harbor Investment Partners en Nueva York visitaba sus países una o dos veces por año. En los últimos seis meses, hizo cuatro viajes a Brasil y, desde enero, realizó visitas a Colombia, México, Venezuela, Polonia y Malasia.

“Estamos en la parte del ciclo cuando las economías se desaceleran y los gobiernos tienen que tomar rigurosas medidas”, dijo Pablo Cisilino, que lidera el grupo y contribuye a la administración de unos $42 mil millones de deuda de países en desarrollo. “Situaciones como esta requieren que uno tenga los pies sobre la tierra, que esté ahí para entender lo que está sucediendo”.

Los inversores están buscando diversas maneras de ahondar su comprensión de las políticas locales. Sammy Simnegar, que selecciona acciones en Fidelity Investments, ahora dedica parte del tiempo que utilizaba para estudiar ganancias corporativas a participar de conferencias sobre las políticas de Brasil y Turquía. Hace dos años, el estratega jefe de mercados emergentes de Commerzbank AG, Simon Quijano-Evans, comenzó a basar sus recomendaciones para operaciones con bonos en parte en los rankings de percepción de corrupción de un país o en el número de mujeres en los consejos de administración.

Cambio de estrategia

El cambio en la estrategia de inversión surge de modificaciones dentro de los mercados emergentes –precios de materias primas deprimidos, una caída en el ingreso disponible, mayor inestabilidad política- y más allá. La economía china se contrae, los fondos de riqueza soberana están abandonando los activos riesgosos, se expanden el terrorismo y los refugiados y los Estados Unidos ya no actúan como un policía global. Luego de dar a conocer retornos anuales promedio de 22% en los ocho años hasta 2010, el índice de referencia de acciones de mercados emergentes ha perdido cerca de 4% por año desde entonces.

El resultado es un cambio dramático: las empresas ahora hacen que sus analistas se aprendan los nombres de políticos, fiscales y jueces de la Suprema Corte, que dupliquen la cantidad de viajes, que chequeen los precios en los supermercados extranjeros, que rastreen huellas en locales y que interpreten los gestos de los funcionarios.

“Cuando el crecimiento es bueno, los números fiscales son buenos, la cuenta corriente es buena, y se minimizan o pasan por alto las políticas u otros problemas de la economía”, dijo Win Thin, jefe de estrategia de mercados emergentes en Brown Brothers Harriman de Nueva York.

Desde principios de siglo hasta 2012, los llamados BRICS –Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica- eran vistos como una inversión sólida, ya que combinaban poblaciones jóvenes con ingresos disponibles y recursos naturales de gran valor con una demanda creciente.

Luego de que los precios del petróleo y otras materias primas cayeron, los riesgos políticos aumentaron, especialmente entre poblaciones con ingresos reducidos y altas expectativas, ahora capaces de articular el disentimiento. Esto forzó a un cambio en la estrategia de inversión en los mercados emergentes desde una aproximación holística a diferenciar entre las economías por la calidad de la gobernanza.

Por ejemplo, luego de perder 63 por ciento en términos de dólares en los últimos tres años, el índice accionario Ibovespa de Brasil aumentó 28 por ciento en 2016, más que cualquier otro mercado en el mundo, en medio de especulaciones de que la presidenta Dilma Rousseff pronto sería procesada. Si bien la economía está atascada en la peor recesión en más de un siglo, crece el optimismo ante la posibilidad de que su destitución ponga fin a un estancamiento político que paralizó al país.

El partido del vicepresidente Michel Temer, conocido como PMDB, se reúne este martes para decidir si abandona la coalición gobernante, una medida que podría hacer más factible el juicio político.



Ver comentarios